«La moto dio un fogonazo al arrancar y ya no hubo forma de parar el fuego»

Los Bomberos trabajando en el garaje en el que se produjo el incendio.
Los Bomberos trabajando en el garaje en el que se produjo el incendio. / PATRICIA BREGÓN

El incendio de una motocicleta en un garaje de José Manuel Pedregal calcina el vehículo contiguo y obliga a cerrar la calle al tráfico

RUTH ARIAS AVILÉS.

Luis Sanz se disponía a arrancar su motocicleta, una BMW con más de veinte años de antigüedad pero en buen estado, cuando se llevó uno de los mayores sustos de su vida. «Dio un fogonazo, salieron llamas, y ya no hubo forma de pararlo», explicaba ayer a este periódico. El humo se extendió rápidamente por todo el garaje, ubicado en la calle José Manuel Pedregal, y al motorista apenas le dio tiempo a salir por sus propios medios. «En un minuto casi ni podía respirar», recuerda.

La intensa humareda, de color negro, llegó pronto a la calle. Para entonces ya había dado aviso a los Servicios de Emergencias y también en la peluquería del local que se encuentra sobre el garaje, donde tanto las trabajadoras como las clientas se apresuraron a salir del establecimiento para evitar resultar intoxicadas por los gases.

«Vino el señor a avisarnos y salimos tan rápidamente que quedamos a medias», explicaba Juli Caramés, sentada en un banco de la plazoleta de la avenida de Alemania junto a otras clientas y con su peinado claramente sin rematar. Las hubo que incluso se vieron obligadas a salir con la cabeza mojada ya que, en el momento en el que ocurrió el incendio, las estaban lavando la cabeza, como le sucedió a Isabel García Fernández, a la que el aire de un día soleado le fue secando el cabello a la espera de que las peluqueras pudieran retomar sus trabajos.

El humo cortó un tramo de la calle al tráfico y obligó a desalojar una peluquería

En el incendio, el segundo de los que se registraron ayer en el casco urbano de Avilés, no hubo que lamentar daños personales, aunque sí materiales. Además de la moto de Luis Sanz, también resultó calcinado el turismo que aparcaba junto a él, cuya propietaria se encontraba entre los muchos curiosos que el incidente concitó en la zona.

Gran despliegue

La concentración de efectivos de seguridad fue muy llamativa, ya que acudieron hasta cinco vehículos de Bomberos, dos de primera salida, una autobomba forestal, una autoescalera y también un vehículo nodriza. También hubo un amplio despliegue de agentes de la Policía Nacional y, sobre todo, de la Local, que se encargaron de mantener el orden y de regular el tráfico, ya que fue necesario cerrar el tramo de José Manuel Pedregal y la avenida de Alemania desde Gonzalez Abarca hasta La Constitución.

En la zona trabajaron Bomberos de dos parques, el de Avilés y el de Pravia, y también acudió una unidad de La Morgal, aunque finalmente no fue necesaria su intervención. Para acceder al garaje, situado en la planta bajo rasante de un aparcamiento de dos pisos, tuvieron que hacer usos de equipos de respiración autónoma y cámaras de imágenes térmicas. Así fue como pudieron localizar la motocicleta causante del incendio. Utilizaron una línea de agua para extinguir el fuego y, posteriormente, se sirvieron de dos motoventiladores para despejar el humo.

La intervención se prolongó durante algo más de dos horas, aunque se pudo controlar rápidamente y evitar que las llamas se extendiesen al resto de vehículos que se encontraban allí aparcados. Las llamas afectaron, eso sí, a la techumbre de la zona en la que estacionaban los dos vehículos que resultaron calcinados.

Fotos

Vídeos