Un motorista ebrio y sin carné, detenido en Gijón tras una persecución por la 'Y'

Cruce de la avenida San Agustín con Severo Ochoa, donde comenzó la huida y la persecución. / MARIETA

El hombre, de 45 años, que carece de permiso de moto y el de coche lo tiene caducado, superó los 150 kilómetros por hora en la autovía

S. G. AVILÉS.

La colaboración entre la Policía Local de Avilés y la de Gijón permitió el pasado lunes detener a un conductor avilesino que huyó de la ciudad al ser sorprendido ebrio, drogado y sin carné por los agentes avilesinos y emprendió una huida por la Y para terminar siendo interceptado en la entrada a Gijón por Viesques desde la autovía, donde la Policía Local de Gijón tuvo que cortar el tráfico.

Los hechos se remontan a la noche del 18 de septiembre. Alrededor de las doce, la patrulla de la Policía Local que vigilaba la calle Juan XXIII era testigo del derrape de una motocicleta Suzuki al salir del aparcamiento que ocupaba. En ese momento la Policía ya pudo comprobar que tenía la inspección técnica caducada, según el registro de vehículos de la Dirección General de Tráfico. Un hecho que a su vez desencadenó una persecución en toda regla que finalizó en Gijón.

Tras salir de Juan XXIII, el motorista se dirigió a la avenida San Agustín, donde los agentes intentaron darle el alto. El conductor de la misma, un vecino de Avilés de 45 años, aceleró de forma brusca, llegando a saltarse en rojo el semáforo que regula el cruce de la avenida con la calle Severo Ochoa. En ese momento se inició la persecución. La Policía Local intentó advertir al motociclista para que se detuviese con destellos y el sistema acústico del vehículo policial, sin éxito. Tras subir toda la avenida San Agustín, el conductor, seguido de la patrulla, emprendió un recorrido que le llevó al camino de Heros y a Miranda, desde allí se adentró en la avenida de Asturias, Alfaraz, y tomó la carretera a Grado para llegar a la Cruz de Illas y allí acceder a la autopista A-8 en dirección Gijón-Oviedo.

Los agentes le dieron el alto otra vez el martes en un control rutinario de alcoholemia

En el intento de darle el alto lo más rápido posible, los agentes avilesinos alertaron a su vez a las policías locales de Gijón y Oviedo para prevenirles ante la dualidad de la carretera. Finalmente, el motociclista se decantó por dirigirse a Gijón. Allí la patrulla gijonesa optó por cortar el acceso a la ciudad desde el barrio de El Llano. Esto hizo que el avilesino siguiera su camino en moto por la autopista en dirección a Villaviciosa.

La huida prosiguió hasta que intentó entrar de nuevo en Gijón por la salida que da acceso al barrio de Viesques, que ya se encontraba cortada por los agentes de la Policía Local. En este momento el conductor se vio obligado a detenerse y pudo ser detenido.

En el informe sobre la actuación y detención, los agentes reseñan que la conducción fue temeraria al no cumplir el conductor con las normas básicas de circulación ya que se había saltado semáforos, intersecciones y también había invadido el carril de sentido opuesto en su huida. Además, se hace hincapié en que superó los 150 kilómetros por hora en varios tramos de la persecución.

Dos positivos

El avilesino fue sometido a las pertinentes pruebas de alcoholemia y drogas, arrojando un resultado positivo en ambas. La Policía Local le imputa dos delitos contra la seguridad vial, uno por conducción temeraria y el otro por haber conducido bajo los efectos de alcohol y drogas.

En el momento de la detención también se pudo comprobar que carecía de permiso de conducción de la clase A, exigido para motocicletas, y no podía conducir tampoco coches ya que tenía el carné retirado por una sentencia penal de privación de permiso de conducción. Tras estos hechos fue puesto en libertad con cargos. Al día siguiente, el martes, la Policía Local de Avilés volvía a detenerle en un control de alcoholemia. En esta segunda detención conducía un turismo y dio resultado positivo en alcohol, aunque en este caso la denuncia se tramita por la vía administrativa.

Por otra parte, entre el lunes y el martes, la Policía Local realizó nuevos controles de alcoholemia en varios puntos de la ciudad. En ellos realizaron 390 pruebas, a raíz de ellas se denunció a dieciséis conductores por positivo en alcohol, otro por tener el carné retirado y otro por no tener puntos en el saldo del permiso de conducir. Además, se denunciaron 23 infracciones de conductores, nueve de vehículos y una por conducción temeraria.

Fotos

Vídeos