«Gritaba que su marido iba en el camión»

La mujer se subió a la parte trasera del camión y fue grabada por lo ocupantes del vehículo que circulaba detrás. / GABY GÓMEZ, PAULA GUTIÉRREZ SUÁREZ Y DIEGO CEREIJIDO

La mujer que se subió a un camión de transportes en la calle La Muralla ingresa en el área de Psiquiatría del Hospital San Agustín

A. S. /S. G. AVILÉS.

Una mujer que fue sorprendida anteayer por la tarde subiéndose a un camión en marcha en la calle de La Muralla ha terminado ingresando en la Unidad de Psiquiatría del Hospital San Agustín. La Policía Local comenzó a realizar indagaciones ayer mismo cuando empezó a viralizarse un vídeo en el que se veía a una mujer subirse a un camión en marcha en pleno centro de Avilés, en la calle de La Muralla. Cuando el camión se detiene en un semáforo, la mujer intenta abrir las puertas traseras sin bajarse del vehículo hasta que es sorprendida por el pitido de un coche que viaja tras ellos.

La Policía Local trató de averiguar las causas por si hubiera podido tratarse de un intento de robo o una gamberrada, y pudo localizar al conductor del camión y algunos testigos del incidente. Se descartaron ambas hipótesis. El conductor del camión, de origen gallego, hablaba ayer con los agentes y narraba su propia versión de la historia. Él afirma que notó como el camión circulaba más lento de lo normal, que algo ocurría. Pensó que podrían estar robándole la carga por lo que decidió parar la marcha.

Al bajarse de la cabina advirtió la presencia de la mujer que «se encontraba desquiciada y chillando. Gritaba que su marido iba en el camión», explicó el camionero, que también describió el estado de nervios en el que se encontraba la mujer, de la que no han trascendido sus datos personales. Al ver que ella se bajaba de la parte trasera, el gallego volvía al interior del vehículo para emprender la marcha hacia su destino. Sin saber que toda la escena había sido grabada y que horas después sería uno de los vídeos más compartidos en las redes sociales.

Altercados en Castrillón

Horas después la Policía Local de Castrillón intervenía en dos pequeños altercados en los que la protagonista parece ser la misma que la que durante la tarde se subía a un camión. Los agentes recibieron la llamada de la mujer, que pedía ayuda para abrir el domicilio en el que reside con su abuela en Piedras Blancas. «Necesitaba que la ayudáramos a abrir la vivienda porque según narraba su abuela estaba enferma», explican fuentes policiales. Inmediatamente la patrulla se desplazó a la calle pero no fue necesaria su intervención, ya que en ese mismo instante aparecía la otra moradora de la vivienda sin signo ninguno de enfermedad o problemas.

Una hora y cuarto después el teléfono de la centralita de la Policía Local volvía a sonar. De nuevo la mujer reclamaba la ayuda de los agentes. «En el segundo caso nos decía, alterada, que veía gente sospechosa en los garajes de los edificios de la avenida José Fernandín», indicaron los agentes en su atestado. Al desplazarse hasta la céntrica calle de Piedras Blancas comprobaron que el testimonio no tenía fundamento y que era un signo más del estado de nervios en el que se encontraba la mujer. Ante la falsa alarma y la posibilidad de que estuviera pasando por algún trance psicológico, la Local la trasladó al centro de salud, ubicado a escasos metros.

Allí, el personal de urgencias decidía su traslado al Hospital Universitario San Agustín de Avilés y recomendaba su ingreso en la unidad de psiquiatría, donde permanecía aún ingresada ayer. Los agentes no supieron hasta la mañana de ayer que podría tratarse de la misma mujer de Avilés. De hecho afirmaban que «como en el vídeo no se le ve bien la cara no podemos asegurarlo aunque la ropa parece coincidir».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos