«La mujer debe cambiar de mentalidad y crear empresas más grandes»

Flor Álvarez Rubio, en la sede de la Escuela de Emprendedoras. / MARIETA
Flor Álvarez Rubio, en la sede de la Escuela de Emprendedoras. / MARIETA

Flor Álvarez Rubio, coordinadora de la Escuela de Emprendedoras de Asturias: «A nosotras nos cuesta más arriesgar el patrimonio personal y familiar y dedicar tiempo y esfuerzo a las tareas de representatividad»

RUTH ARIAS AVILÉS.

A mediados de septiembre, después de algo más de nueve meses de parón, la Escuela de Emprendedoras y Empresarias de Asturias volvió a abrir sus puertas, aunque ha sido en estas últimas semanas cuando se ha intensificado la actividad. Comienza ahora una segunda etapa, en la que la Fundación para el Fomento de la Economía Social toma el relevo de Valnalón en la gestión, y Flor Álvarez Rubio es la nueva coordinadora de este instrumento que aspira a ayudar a las mujeres a desarrollarse como empresarias y a fortalecer los lazos entre ellas.

-Muchos daban la escuela por cerrada para siempre.

-No ha sido más que un tema administrativo que se complicó un poco más de la cuenta. El contrato con Valnalón se terminaba el 31 de diciembre, y hasta el 1 de enero no se pudieron poner a trabajar en un nuevo convenio y todo es bastante lento hasta que se consiguió dar con un acuerdo que dejara satisfechas a todas las partes.

-¿Por donde han empezado?

-Estamos poniendo en marcha cosas como los cursos para el inicio de la empresa, los foros... Pretendemos recoger todo lo que había, todo ese cultivo de emprendedoras y empresarias, las que había y las que vayan apareciendo.

-Estos meses sin actividad, ¿han hecho mella en la gente que solía venir a las actividades de la escuela? ¿Está costando recuperar el público?

-Está claro que la interrupción no es buena para nada, pero también es verdad que desde el primer día que dijimos que estábamos aquí la gente ha vuelto. Lanzamos un curso de creación de empresas aquí en Avilés en muy poco tiempo, y teníamos cierto miedo a que no hubiera respuesta y la hubo. Creo que la escuela tiene ya un nombre y se ve como un sitio al que pueden venir las mujeres para formarse.

-¿Cómo está funcionando el curso?

-Bien. Hay proyectos más avanzados y otros que están más verdes, pero se está creando una buena sintonía entre ellas. Hay ganas de colaborar.

-Y han empezado también a desarrollar algunos foros.

-Sí. El último que hemos tenido, esta misma semana, abordaba el paso de ser autónoma a empresaria. En realidad, el autónomo es una figura de la Seguridad Social, no un modelo de empresario, y tenemos que intentar que haya empresas un poco más grandes, que vayan más allá de la trabajadora individual.

-¿Les cuesta a las mujeres dar ese paso y crecer como empresarias?

-El problema es que muchas veces las mujeres que montan una empresa lo hacen únicamente para subsistir, y hay que empezar a cambiar de mentalidad.

-¿Qué necesidades específicas tienen las mujeres?

-Sobre todo de empoderamiento, que nos cuesta más, lo mismo que arriesgar el patrimonio. Las mujeres, en general, creen que deben estar más centradas en el negocio y no en otras tareas que son igual de importantes como las de representatividad.

-Uno de los cambios que está habiendo en esta nueva etapa es la orientación hacia la economía social. ¿Hay futuro ahí?

-Yo creo que sí. Es una forma responsable de emprender y que puede encajar en el perfil de mujeres que pasa por aquí.

-¿Encaja mejor la mujer en este tipo de proyectos?

-Son válidos para todos. De hecho aquí, aunque estamos enfocados hacia las mujeres, también está empezando a haber proyectos mixtos, de parejas o de amigos.

-El martes tienen una jornada de detección de oportunidades de cooperación empresarial.

-Viene Alfons Cornellà, un experto con habilidades para conectar empresas de hábitos muy diferentes y que empiecen a colaborar. Las referencias son muy buenas y tenemos grandes expectativas. Hay unas cincuenta personas inscritas y esperamos que funcione bien.

-¿Qué podemos esperar para el año que viene?

-Seguiremos con esta línea de trabajo y estamos preparando proyectos con otras entidades. Me gustaría trabajar sobre todo el empoderamiento y la colaboración, y queremos retomar el contacto con las mujeres que pasaron por la escuela para abrir sus negocios para abordar la consolidación de esas empresas.

-Estas empresas que se han ayudado a crear desde aquí son, en un alto porcentaje, de Avilés. ¿Tiene la Escuela de Emprendedoras capacidad de atraer a gente de fuera de la comarca?

-Sí, sobre todo porque el curso de creación de empresas se descentraliza. Ahora vamos a empezar uno en Oviedo y otro en Villaviciosa, y eso ya es un caldo de cultivo para que te conozcan. Antes, además la escuela se desplazaba a otros centros de empresas para hacer asesoramiento y ahora pretendemos seguir haciéndolo. Ya estamos teniendo contactos en ese sentido.

-¿Qué tipo de mujer es el que se acerca a la escuela? ¿Hay un perfil?

-Casi todas son desempleadas y de edades a partir de los 30 ó 35 años. Hay muchas que llegan después de sufrir un despido. Son mujeres que ya tienen una cierta carrera profesional y en este momento la única la salida que ven es el emprendimiento.

-¿Sigue sin haber gente que se plantea montar su propio negocio al terminar sus estudios?

-Esa cultura aún nos falta. También deberíamos trabajar en ese camino, tanto en la Universidad como en otras etapas de la educación.

-¿Sigue teniendo sentido una escuela específica de emprendimiento femenino?

-Sí. La situación de partida de unos y de otras es muy diferente. En los foros que estamos organizando estas últimas semanas estamos viendo muy claramente que se necesita algo como esto, un sitio en el que encontrarse y hablar. Las mujeres, al final, están muy solas en su día a día. Hacen falta las asociaciones empresariales femeninas, y que estén conectadas. A las mujeres aún nos falta esa parte de relación con otros empresarios e instituciones, que es muy necesario, y la escuela brinda esa oportunidad.

-¿No encuentran espacio en los foros empresariales que ya existen?

-Es que no se lo dan, más allá de la cuota.

Fotos

Vídeos