El mundo del teatro elogia al Palacio Valdés

Mario Gas, Mariano Martín y José María Pou, anoche sobre las tablas del teatro Palacio Valdés. / PATRICIA BREGÓN
Mario Gas, Mariano Martín y José María Pou, anoche sobre las tablas del teatro Palacio Valdés. / PATRICIA BREGÓN

Se cumplen los veinticinco años de la reinauguración del emblemático coliseo avilesino | Mario Gas y José María Pou abren el ciclo 'Diálogos desde la escena' para celebrar la efeméride de la rehabilitación

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

El año mágico de 1992, el de la Expo de Sevilla y las Olimpiadas de Barcelona, también dejó su huella en Avilés. El 14 de noviembre, la zarzuela barroca 'El imposible mayor, al Amor le vence Amor', con texto de Francisco Bances Candamo y música de Sebastián Durón abría el telón de un recuperado teatro Palacio Valdés. Una efeméride que ayer celebraba lo que ha sido este periodo en el que se ha evidenciado la recuperación del teatro en España.

Para ello el dramaturgo Mario Gas y el actor José María Pou conversaban, con la moderación de Mariano Martín, sobre este tiempo en un coliseo que rozaba el lleno del patio de butacas. «Es un privilegio que nos hayan invitado a formar parte de la historia de la ciudad y del teatro participando en esta celebración, para mí es un regalo», aseguraba ayer antes del diálogo Pou que, al tiempo, confesaba «deber un estreno al Palacio Valdés. Es algo que no he logrado. Hemos estado muy cerca, pero no se ha logrado», aseguró.

Mario Gas, por el contrario, sabe lo que es estrenar en Avilés y la ventaja que supone disponer del teatro durante los días previos, diez jornadas, por ejemplo, en las que la compañía se encuentra casi concentrada, con jornadas maratonianas en las que se da forma a la representación.

«Esa es la parte de los montajes que más me gusta, cuando después de meses de trabajo y momentos muy difíciles comienzas a ver que la obra toma forma. Nada me gustaría más que poder hacerlo en Avilés», comentó Pou.

Por su parte, Mario Gas elogió los estrenos de Avilés, donde a la convivencia del equipo se une «la posibilidad de pasear después por una ciudad que está muy bien y también comer un buen cachopo». Gas confía en volver a vivir la experiencia de un debut en la ciudad.

Elogios al equipo

Pero la historia de un teatro es mucho más que el relato de su construcción y su apertura. Pou y Gas reconocen la belleza del coliseo avilesino pero, sobre todo, destacan la aportación de su equipo humano. De todos los profesionales, desde los técnicos a las personas que se encargan de la programación.

«Para mí, este teatro es como estar en casa. Cuando llegas, recibes las sensaciones de los buenos fantasmas de los actores que han actuada antes, pero lo más importante es el equipo existente», afirmó Pou. «Para cualquier actor es un lugar emblemático. Yo he visto cuando al iniciar un proyecto, todo el mundo pregunta cuando vamos a Avilés. Existe un amor especial hacia el teatro», afirmó el actor.

Mario Gas elogió el modelo de gestión por su profesionalidad y la existencia de un criterio claro, lo que le convierte «en una referencia de gestión para el resto de España», donde se cuentan con los dedos de la mano los teatros que mantienen una coherencia en su programación.

«No hay tantos teatros como este y debería haber más. Todos cumplen años y hay que celebrarlo, pero lo que se debe festejar es que se tenga una idea clara de lo que se hace y por qué, que mantengan una continuidad y que no duden en alentar y animar la producción», afirmó Mario Gas.

Él, que también ha vivido en el papel de gestor y programador cultural, lamenta que, a diferencia de otros países como puede ser Francia, en España no se haya desarrollado un «abanico» de posibilidades de gestión teatral, sino que predomine en «nepotismo y el amiguismo» en la gestión pública que suelen terminar en salas vacías, públicos desorientados y programaciones incoherentes. Un campo donde la profesionalidad y la continuidad de los equipos convierten al Palacio Valdés en una excepción.

Ambos actores también aprovecharon para romper la cuarta pared y elogiar al público «que acude al teatro y lo llena, que no es poco. Y a que además disfruta con él», aseveró Mario Gas. José María Pou recordó que la influencia del coliseo avilesino iba «más allá de la comarca» y que su mérito era haber convertido «al teatro en algo cotidiano de Avilés. La gente habla del teatro, los periódicos informan habitualmente del teatro, no se ve como algo extraordinario».

Pou destacó el papel de una programación que ha logrado «educar al público, pero no en el sentido de dirigirlo hacia una determinada estética, sino dándole todo tipo de opciones para que forme un criterio. Recuerdo cuando representamos 'Forests' dirigida por Calixto Bieito. Era un enorme riesgo. La obra venía con una gran polémica y Avilés fue de los pocos sitios que se atrevió a programarla y fue bien acogida».

Para Gas, el Teatro Palacio Valdés se resume en una palabra: «alegría». Alegría provocada por el amor al teatro de quienes trabajan en él, pero también de la ciudad que lo alberga y lo llena de vida cada semana.

Además, ambos destacaron que la rehabilitación no es un hecho aislado, sino que se enmarca en una política de recuperación de teatros en España que permitió, a partir de 1992, una transformación en el teatro español, siempre con la asignatura pendiente de profesionalizar la gestión de una manera generalizada y no con excepciones.

De esta manera, comenzaba el ciclo 'Diálogos desde la escena' con el que se celebrarán las bodas de plata del teatro. La próxima cita será el lunes 20 de noviembre con el actor Carlos Hipólito y la productora Ana Jelin. Los cuatro 'Diálogos desde la escena' buscan que los participantes tengan un nexo con el Teatro Palacio Valdés y que el escenario avilesino haya sido una parte importante en sus carreras. Mario Gas, además de estrenar y pensar en volver a hacerlo, ha actuado en Avilés y José María Pou recordaba que el Palacio Valdés ha sido un elemento presente en lo mejor de su carrera teatral.

Fotos

Vídeos