El Museo de Historia Urbana muestra 'La dura infancia' de los niños trabajadores

Joaco López explicó ayer las particularidades de la muestra.
Joaco López explicó ayer las particularidades de la muestra. / MARIETA

La colección del Muséu del Pueblu d'Asturies que se expone en Avilés recoge 39 fotografías y dos postales sobre el trabajo infantil en Asturias

B. M. AVILÉS.

El Museo de Historia Urbana de Avilés inauguró ayer la muestra de 39 fotografías y dos postales 'La dura infancia', colección del Muséu del Pueblu d'Asturies que recoge instantáneas tomadas por diversos fotógrafos bajo un tema común: el trabajo infantil entre los años 1885 y 1971. Este proyecto pretende visibilizar así una realidad presente en la sociedad asturiana hasta hace apenas unas pocas décadas y que, por desgracia, sigue vigente en muchas otras partes del mundo.

En el acto de apertura de ayer estuvieron presentes la concejala de Cultura Yolanda Alonso, Ana Montserrat López Moro, concejala delegada de Cultura del Ayuntamiento de Gijón, y Joaco López, director del Muséu del Pueblu d'Asturies, así como una nutrida representación de autoridades locales. Pese a que la explotación infantil estaba a la orden del día hace unos años, López aseguraba ayer que «esta exposición ha llamado mucho la atención tanto a nivel regional como estatal porque casi no hay documentos gráficos que reflejen lo vivido durante esos años».

'La dura infancia' se distribuye así en siete ámbitos diferenciados donde estos niños llevaron a cabo los trabajos encargados: el campo, la montaña, la mina, la mar, la construcción, la industria y la ciudad. La mayor parte de las fotografías reflejan a niños y familias enteras de clase humilde que se veían en la obligación de ingresar en el mundo laboral a edades muy tempranas para contribuir a la economía familiar.

Ganaderos, campesinos y vendedores de diarios son de las profesiones más repetidas

Las profesiones eran de lo más variopintas, desde aquellos que trabajaban en el negocio ganadero familiar hasta los hoy casi desaparecidos 'limpiabotas', pasando también por los vendedores de periódicos o los campesinos. Joaco López fue el encargado de guiar el recorrido por la sala y destacó la menor presencia de niñas. «Ellas estaban incluso peor, porque trabajaban muchísimo dentro de las casas, donde no llegaba el objetivo de los fotógrafos», señaló.

Entre las instantáneas no falta una tomada en Avilés, que preside la entrada a la sala de la exposición. Esta muestra que ya ha visitado un sinfín de localidades asturianas e incluso ha salido a León y Alcalá de Henares podrá visitarse hasta el 17 de septiembre de 10.30 a 13.30 y de 16 a 20 horas de lunes a sábado y en horario de mañana los domingos.

Fotos

Vídeos