La natalidad sigue a la baja en Avilés con 560 nacimientos menos que defunciones

Una persona mayor pasea con dos niños por la plaza de España. / MARIETA
Una persona mayor pasea con dos niños por la plaza de España. / MARIETA

El Registro Civil contabilizó en 2017 solo setecientos alumbramientos, 174 menos que el año anterior, y 1.260 muertes

CRISTINADEL RÍO AVILÉS.

Setecientos nacimientos, 304 matrimonios y 1.260 fallecimientos. Los datos del Registro Civil hablan por sí solos. La natalidad sigue a la baja en Avilés y en caída libre frente a las defunciones, ensanchando las franjas intermedias de la pirámide poblacional. El crecimiento vegetativo negativo no es nuevo, pero sí su obstinada tendencia. A pesar de que, ahora sí, los políticos lo tienen ya en su agenda y comienzan a tomárselo en serio. No es para menos después de que el Instituto Nacional de Estadística constatara los 79.514 residentes en 2017.

Los setecientos nacimientos del año pasado son 174 menos que los registrados en 2016 (874) y no compensan ni de lejos las 1.260 defunciones. Es más, la brecha se agranda. Si en 2016 se contabilizaron 409 más decesos que alumbramientos, el año pasado la diferencia se amplió hasta los más de quinientos. Cabe señalar que en estos datos puede bailar algún número. Es decir, el fallecimiento de una persona se inscribe en el Registro Civil donde ocurre el óbito. Por ejemplo, en el caso de un accidente laboral mortal. No obstante, en esas circunstancias puede haber un puñado de casos, pero no los suficientes para desvirtuar los datos generales.

De los setecientos nacimientos de 2017, 109 fueron hijos de progenitores extranjeros. En el caso de estos, el mayor número de alumbramientos se produjo en el tercer trimestre del año (38), sin embargo la mayoría tuvo lugar en el tercero, de julio a septiembre, cuando se registraron 193. En el primero hubo 178, 169 en el segundo y 160, en el tercero. Como curiosidad, dieciocho de los setecientos nacimientos se produjeron en el domicilio común.

El número de matrimonios se mantiene estable en los trescientos al año

Aparte de los neonatos, en el Registro Civil también se inscriben las adquisiciones de nacionalidad. El año pasado se concedieron 47, la mayoría a marroquíes, rumanos y dominicanos. Hubo nueve adopciones y 29 cambios de nombre y apellidos.

El número de matrimonios se mantiene más o menos estable respecto al año anterior, tan solo hay cinco de diferencia entre uno y otro. En 2017 se registraron 304 uniones, más de un tercio de ellas celebradas en el Ayuntamiento (155). Por la Iglesia fueron 61 y el Registro Civil se descubre como la opción menos demandada, con tan solo 38 parejas de contrayentes. Según sus estadísticas, cuarenta de esos matrimonios fueron de extranjeros.

En el lado contrario se sitúan los divorcios y separaciones, nada menos que 214. Respecto a las nulidad, solo hubo dos en el segundo semestre del año.

Fallecidos

La mayoría de las 1.260 muertes tuvieron lugar en el primer y último trimestre del año. Cabe señalar, de hecho, que en enero de 2017 este periódico publicó el alarmante número de decesos con el que se había estrenado el nuevo año, con una media de seis al día, prácticamente el doble que cualquier otro. Veintisiete defunciones de ese millar largo registrado tuvo que ser ratificado por un juez. Generalmente esto ocurre cuando un médico no puede certificar la muerte de una persona por desconocer la causa. Los fallecimientos por accidente, suicidios, asesinatos o muertes repentinas son ejemplos de las llamadas 'muertes judiciales'.

Lejos quedan los 88.570 vecinos de 1994, cifra que, desde entonces, no ha hecho más que menguar. Con todo, si se quiere buscar un dato positivo se puede encontrar. El número de óbitos en 2017 fue ligeramente inferior que el año anterior. De 1.283 muertes se pasó a 1.260 menos, 23 menos.

En el contexto regional, los datos tampoco son halagüeños. A 1 de enero de 2017, Asturias tenía 1.034.960 vecinos. Salvo Cabranes, Santo Adriano, Peñamellera Baja y Peñamellera Alta, el resto de concejos vio menguar su padrón. El que mayor sangría sufrió fue Gijón (1.057 vecinos menos), seguido de Langreo (670) y Avilés (600).

Con los datos del Registro Civil en la mano, cabe colegir que las cifras del padrón ofrecidas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) volverán a menguar. No las tendremos hasta final de año, en el mes de diciembre. Según los expertos, el Principado se situará por debajo de la barrera psicológica del millón de habitantes alrededor del año 2020. Salvo que el Plan Demográfico 2017-2027, con un paquete de medidas para incrementar la natalidad, situada ahora en 1,01 hijos por mujer, comience a dar sus frutos.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos