«Todos necesitamos la nostalgia de alguna manera»

Lorenzo Santamaría, en un concierto./PÁGINA OFICIAL
Lorenzo Santamaría, en un concierto. / PÁGINA OFICIAL
Lorenzo Santamaría - Cantante

El popular artista de los setenta asegura que no puede vivir sin el rock, a pesar de haber triunfado con las baladas

C. DEL RÍOAVILÉS.

Lorenzo Santamaría, que en los años setenta triunfó con temas como 'Para que no me olvides', 'Si tú fueras mi mujer' o 'Bailemos', actuará pasado mañana, jueves, en el Santacecilia con Los Linces y con Lorena Ares como artista invitada. El concierto comenzará a las 21 horas y las entradas se pueden comparar en www.ticketea.com, Café Lord Byron y en la sala.

-Algunos le habíamos perdido la pista. ¿Qué hace ahora Lorenzo Santamaría?

-Yo nunca he insistido mandando noticias a los medios de comunicación, pero estoy trabajando, igual que cualquier otro de mi edad. Hago dos o tres actuaciones al mes, o más en función de la época, claro. Y en breve me voy a Sudamérica, Colombia, Perú y en febrero a Miami, New Jersey y Nueva York, donde actuaré para la colonia latina. También me gusta estar con mi familia.

-Si hay noticia, los medios lo publicamos.

-Ahora mismo no tengo ninguna. Yo asumo mi edad y mi estado. Y no tengo nada nuevo que decir.

-Siempre puede grabar un vídeo de esos que ahora se llaman virales. Es un titular garantizado.

-(Risas). Ahí está. La noticia en sí puede ser una burrada enorme y yo nunca he sido de esa pasta.

-¿Qué veremos en Avilés?

-Los temas más importantes de mi carrera y algún rock&roll. Será muy interesante y yo estoy muy contento. Ya lo habíamos intentado con anterioridad y, ahora, por fin podrá ser. El día 21, el de la lotería.

-No, el de las elecciones catalanas. ¿Usted vive entre Barcelona y Mallorca, no?

-Sí, cuando me canso de una, me voy a la otra. Y el día que no lo haga, mal rollo porque será que estoy cansado de viajar. Viajar es para mí sinónimo de salud. Son muchos años haciéndolo. Pero no me pregunte por la cuestión política, que no pienso posicionarme.

-No tenía pensado. Pero sí quería saber, ya que canta en los dos idiomas, si alguno le resulta más cómodo.

-El catalán es muy interesante para cantar porque tiene, en general, palabras más cortas y es muy parecido al inglés. Pero, en realidad, el idioma no es tan importante. Hay muchísima gente que no entiende inglés y les encantan algunas canciones porque transmiten algo. A mí me pasaba lo mismo, me gustaba no entenderlo para imaginarme la letra. Eso demuestra que la música es universal, no tiene idioma.

-¿Y época? ¿Tienen las letras y las temáticas periodo histórico?

-Es difícil de contestar. Yo tengo 'alma rockera' porque es la música que escuchaba en Mallorca por los turistas y era la música que les hacíamos. A partir de ahí empecé a mamar rock&roll y soul. Luego llegaron los 70 y se pusieron de moda los cantantes solistas y a mí Emi Odeón me ofreció un contrato con la condición de que hicieras baladas, que era lo que se vendía. Cantas lo mejor que puedes, pero en mis directos siempre metía algo de rock porque es lo que me gusta. ¡Yo no aguantaría una hora y media solo con baladas! Me muero. Necesito ritmo y moverme. Aunque las baladas es lo que me dio popularidad y lo que la gente espera de mí.

-Pero no es lo único que ha hecho.

-No. Ahora tengo en marcha otro disco, pero me cuesta más y tengo algunas canciones inacabadas. Todo lo que está ocurriendo en la sociedad, lo que está pensando en Cataluña no es para estar nada optimista ni alegre ni para hacer canciones sobre ello. Vivimos una situación política fatal.

-Esa aparente apatía se le pasa en el escenario, ¿no?

-Claro. Uno sigue subiendo al escenario cuando ve que todavía hay gente que quiere escucharle. Trescientas, quinientas o mil personas, es lo que hace que sigas y no los quieras decepcionar. Dejar por dejarlo es difícil.

-¿La nostalgia es siempre celebrada?

-Todos la necesitamos de alguna manera. Acaba de haber un ola de nostalgia de los 60 y 70 y, como los nostálgicos de esta época son mayores, ahora tocan los 80 y 90. Es una rueda. La nostalgia está entre nosotros y está en todo. En la ropa, ahora por ejemplo, se inventan el 'vintage', que antes se llamaba 'retro'. No sé si es una cosa comercial o está dentro cada persona. Habrá un poco de todo. Los medios influyen mucho y nosotros picamos. Yo mismo. Hace poco me compré en un mercadillo vintage un jersey de mi época (risas). Y ojalá conservara los vaqueros Levi's que yo usaba en los 70.

Temas

Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos