Noche tranquila de domingo a pesar de la tormenta y la afluencia masiva a la Holi Party

Noche tranquila de domingo a pesar de la tormenta y la afluencia masiva a la Holi Party

A. SANTOS AVILÉS.

Salió todo perfecto, a pesar de que la tormenta que descargó en la noche del domingo sobre Avilés amenazaba con cortar los planes de celebrar San Agustín. La lluvia, que aparecía de forma tímida a partir de las siete de la tarde, se puso seria a partir de las diez de la noche. Y venía acompañada de aparato eléctrico en una tormenta de verano con poco ruido y mucho rayo dibujado en el cielo.

A pesar de todo, la Policía Local no tuvo que lamentar incidentes de relevancia. En cada punto neurálgico de las fiestas se lo tomaron de forma distinta. En el Niemeyer, en la Holi Party, tal y como habían avanzado algunos ante el bochorno de primera hora de la tarde, recibieron con alivio las primeras lluvias, hasta que la cosa se puso seria. Aún así, la música no dejó de sonar en la plaza del Niemeyer y mantuvo su plan inicial hasta concluir a las 1.45. El balance final fue de 10.126 entradas vendidas

En el Mercado Medieval la cosa fue distinta. La intensa lluvia restó mucha afluencia de público por lo que las calles se vaciaron y los mercaderes optaron por adelantar el cierre de sus puestos.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos