La nueva calle que unirá Las Meanas con Juan Ochoa estará finalizada en abril de 2018

Zona en la que se ampliará la calle de Esther Carreño. / MARIETA
Zona en la que se ampliará la calle de Esther Carreño. / MARIETA

El vial contará con dos carriles y zonas de aparcamiento entre la 'manzana de los Chaplin' y La Exposición

Y. DE LUIS / R. ARIAS AVILÉS.

El Ayuntamiento ultima la contratación de las obras para urbanizar el nuevo vial que unirá la calle Francisco Orejas Sierra (Las Meanas) con la de Juan Ochoa, la calle Esther Carreño. Si no surgen inconvenientes en la contratación y desarrollo de los trabajos, la conexión estará operativa en abril del próximo año.

De momento, los servicios técnicos municipales ya han analizado las propuestas presentadas por las empresas para ejecutar esta obra y han propuesto la contratación de Ingeniería de Construcción y Obra Civil de Asturias, que en su oferta incluía un presupuesto de 422.527 euros (43.000 euros menos que el presupuesto de licitación) y un plazo de ejecución de cuatro meses.

Teniendo en cuenta los tiempos habituales en la administración, el inicio de las obras se produciría en la primera quincena de diciembre, con lo que los trabajos estarían concluidos a finales de abril. Para entonces la calle Esther Carreño uniría Las Meanas con Juan Ochoa a través de dos carriles y contaría con dos zonas de aparcamiento en cada una de sus márgenes. En la cercana a los edificios de nueva construcción se estacionaría en línea mientras que en la zona de La Exposición el aparcamiento sería en batería. Además, dentro de este proyecto se incluye la renovación de pavimentos y servicios en la acera de la calle Severo Ochoa en todo el frente del número 22.

El proyecto para este nuevo vial debería de haber sido contratado por los constructores que han desarrollado la urbanización de la zona, pero finalmente el Ayuntamiento lo ha tenido que acometer de forma subsidiaria haciendo efectivos los avales de los promotores al no existir acuerdo entre ellos para llevar a cabo este proyecto comprometido en el acuerdo urbanístico que posibilitó la promoción inmobiliaria en esta zona.

Los trabajos previstos incluyen el desbroce, demolición y movimiento de tierras; la formación de la explanada; la ejecución de las redes de servicio; la colocación de bordillos y la construcción de aceras; así como la colocación de luminarias y señales y labores de jardinería y plantación de arbolado.

El desarrollo de este espacio degradado del centro de la ciudad que en parte estaba ocupado por los antiguos cines Chaplin fue uno de los convenios urbanísticos incluidos en el Plan General de Ordenación Urbana aprobado en 2006.

Fruto de este acuerdo, una de las promotoras que interviene en la construcción de edificios en este espacio estuvo obligada a eliminar el ábside de la iglesia de San Antonio de Padua, entonces de los Padres Franciscanos, además construir viviendas de protección.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos