La nueva web, un paso más en la modernización de la lonja

Pescado en una de las salas de recepción de la rula de Avilés. / MARIETA
Pescado en una de las salas de recepción de la rula de Avilés. / MARIETA

Mediante un código permitirá conocer todo de los bonitos marcados con el distintivo Pescado de Confianza de la Rula de Avilés

J. F. GALÁN AVILÉS.

Clara, intuitiva y con más información. Nueva Rula de Avilés estrena página web, un paso más en su apuesta por la digitalización, mejora y modernización de todos los procesos que intervienen en el núcleo de su actividad, la subasta de pescado fresco, y por reforzar su imagen exterior.

Ya en servicio, aunque aún pendiente del volcado de buena parte de sus contenidos, una de las muchas novedades que presenta es la posibilidad de conocer todo lo relativo a un bonito concreto, desde cómo y dónde se captura hasta cuándo y quién con tan solo introducir el código de la etiqueta Pescado de Confianza de la Rula de Avilés, cuyo uso implica el cumplimiento de unas buenas prácticas de higiene y segregación en el proceso que se extiende desde el desembarque del producto hasta su expedición.

De momento, y a la espera de que se inicie la costera, solo esta disponible con esta especie, un símbolo de Nueva Rula de Avilés, en su mayoría capturado a cacea, con anzuelo, si bien la intención es ir incorporando otras de forma paulatina. La ventana que ofrece esta posibilidad se aloja en la pestaña 'Rincón del consumidor', en la que también tendrán cabida información nutricional de distintas especies así como recetas elaboradas por prestigiosos chefs. Al igual que sucede con el código, de momento el único que figura es el bonito. Detrás vendrán la merluza y la bacaladilla, los otros dos 'pesos pesados' de la rula.

Galerías de fotos, la historia de la actividad pesquera en Avilés, una exhaustiva explicación del moderno procedimiento que sigue la venta de pescado en la lonja y una pestaña específica dedicada a proyectos como el de la categorización de la merluza mediante un haz de luz completan el área pública de la web. También hay una privada, con acceso restringido a profesionales, aún en pruebas, diseñada para permitir la interacción entre la parte extractiva y la comercializadora.

En este sentido, cabe recordar que el Centro Tecnológico de la Información y Comunicación (CTIIC), en Gijón, trabajaba en un ambicioso proyecto a implantar en la lonja orientado a automatizar y optimizar la trazabilidad del pescado, la cadena que sigue desde la descarga en el muelle hasta que sale de la lonja, así como su categorización, es decir, la evaluación de su calidad y frescura.

Todos los datos se implementarían en una misma base cuyos contenidos se volcarían en la red, de tal forma que los compradores registrados dispondrían de la información que precisan para conocer el producto al detalle sin necesidad de estar físicamente presentes en la cancha, abriendo así la puerta a la posibilidad a una futura venta online.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos