El nuevo catálogo urbanístico de Avilés suma el canapé de Cabruñana y elimina cuatro hórreos y dos casas

El canapé de Cabruñana no se había incluido hasta el momento en los elementos a proteger de la ciudad. / MARIETA
El canapé de Cabruñana no se había incluido hasta el momento en los elementos a proteger de la ciudad. / MARIETA

El inventario reconoce el valor del banco de piedra existente en el parque que podría datar del siglo XVIII

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

Desde que en el año 2006 se aprobó, junto al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), el catálogo urbanístico que recoge los elementos arquitectónicos de interés para su protección diseminados por la ciudad, Avilés ha perdido cuatro hórreos. El nuevo catálogo que se lleva a la comisión de Urbanismo de mañana lunes los excluye del listado y también elimina la protección de dos edificaciones de la calle Los Alas, una de ellas ya desaparecida; pero, además, añade el canapé del parque Cabruñana, una propuesta que realizó Somos en julio del año pasado y que los técnicos aceptan después de estudiar este banco de piedra que, según los primeros estudios, podría datar del siglo XVIII.

De aprobarse la propuesta en la comisión y después en el Pleno, este canapé sumará a los otros 35 elementos que se incluyen en la parte este catálogo dedicada elementos de interés, de los que treinta son lavaderos y fuentes, incluida la de Cabruñana, otros dos son los quioscos de la música del parque de Ferrera y de El Muelle, y los tres restantes son los dos canapés de la avenida de Oviedo y el otro situado en el Palacio de Ferrera, hoy Hotel NH Palacio de Avilés.

El inicio nuevamente de la tramitación del Plan Especial del Casco Histórico ha dado pie a tramitar también una modificación de ese catálogo urbanístico, después de que el Ayuntamiento aceptase las consideraciones aportadas por la Comisión de Urbanismo del Principado, que entendía que plan especial y catálogo deberían de tener una tramitación separada. No obstante, se señala por parte de los servicios técnicos municipales que esta última resolución de la Cuota se contradice con la que este mismo organismo adoptó en 2011 en la tramitación del anterior plan especial, anulado por el Tribunal Superior de Justicia de Asturias.

En el catálogo de bienes de interés etnográfico de la ciudad aprobado hace doce años se incluían un total de 197 hórreos y paneras situados en las zonas rurales de la ciudad. Dos años más tarde la Consejería de Cultura autorizaba el traslado de dos de una panera situada en Santa Apolonia a La Cangueta y de un hórreo situado en la zona de las canteras de La Atalaya a Villaviciosa para facilitar las tareas extractivas en esta zona, mientras que en el año 2011 el Principado también aprobó el traslado del hórreo de Quintana Dionisio en San Cristóbal a Piedras Blancas. Sin embargo, estos tres elementos etnográficos se mantenían todavía en el inventario de Avilés y ahora se propone que se eliminen, ya que deberían de ser incluidos en las zonas en las que se encuentran ahora para establecer en esos ayuntamientos la protección que se les debe asignar.

El cuarto hórreo que se propone eliminar de este listado estaba situado en Retumés. La Comisión de Patrimonio del Principado declaró en el año 2015 su estado de ruina física irrecuperable, por lo que también se entiende por parte de los técnicos municipales que debe desaparecer del catálogo que recoge la protección que debe tener cada uno en función del interés de los elementos que lo componen.

El catálogo también sufrirá otras modificaciones que tienen que ver fundamentalmente con los proyectos incluidos en el Plan Especial del Casco Histórico que se tramitará paralelamente y que también se presenta en la comisión de Urbanismo de mañana.

Más información

Los cambios en Los Alas

En la calle Los Alas se plantea la descatalogación de dos edificios, uno de ellos porque se trata de uno de los demolidos últimamente con el acuerdo del Principado porque estaba en ruina y otro porque no se integra en el proyecto que plantea el Plan Especial del Casco Histórico para su entorno (el solar municipal de las traseras del edificio del Principado). Se trata de la casa levantada junto a este solar y que por sí sola no tiene valor arquitectónico ni interés cultural suficiente para que se mantenga en el catálogo para su conservación.

Es en esta calle y su entorno se centra la mayor parte de las intervenciones previstas en el Plan Especial del Casco Histórico y, por tanto, es también donde más modificaciones se proponen sobre los contenidos del catálogo urbanístico. Por ejemplo, en el edificio de nueva construcción que hace esquina con Los Alfolíes se propone que se mantenga la protección parcial pero con el obligado de eliminar un recrecido inapropiado sobre la última planta encima del soportal. También se introducen cambios en el número 14, el edificio de menor altura situado frente al de Correos. Para él, ahora se autoriza su ampliación para una mejor integración en el ámbito.

La Casona de Los Alas o Palacio de Carlos Lobo también se incluye en esta modificación del catálogo al reducir su protección a parcial, ya que, según se señala, se ha detectado que el ala norte sufrió una importante alteración en los años cuarenta.

El resto de elementos que se modifican tienen que ver con el plan para descubrir la muralla medieval y los edificios que la rodean actualmente, la posibilidad de ampliar el Hospital Avilés y los proyectos ya conocidos del Plan Especial del Casco Histórico que se vuelven a comenzar a tramitar ahora para construir viviendas en los edificios de la esquina de Emile Robín con la avenida de Los Telares, la transformación de la calle Los Alas o ordenación urbanística en Galiana número 23 o al final de la calle Rivero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos