Nuevo curso para la Iglesia

Francisco del Rey, segundo por la izquierda, ayer en el Sagrado Corazón de Jesús en Villalegre. / MARIETA
Francisco del Rey, segundo por la izquierda, ayer en el Sagrado Corazón de Jesús en Villalegre. / MARIETA

José Antonio González Montoto se despide hoy después de ocho años en Sabugo y Francisco del Rey se incorporó ayer a Villalegre | El arciprestazgo inicia un nuevo año pensando en su reorganización a medio plazo

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

Los días posteriores a la celebración de la Santina marcan el inicio del curso en las parroquias después del parón veraniego. Este inicio se vive con tranquilidad en el arciprestazgo avilesino, donde tan solo se realizan dos cambios en sendas parroquias y uno de los sacerdotes cambia de destino.

Es el caso de José Antonio González Montoto que hoy domingo, en la misa de la una, se despedirá de los fieles en una eucaristía de acción de gracias que se aplicará por los difuntos de Santo Tomás de Cantorbery y donde los grupos de voluntarios jugarán un papel destacado.

En ella, José Antonio González Montoto se despedirá de la que ha sido su casa durante los últimos ocho años y ocho meses. Sólo tiene elogios para la parroquia y la ciudad, además del trabajo sacerdotal «junto con don Ángel, don Rodrigo y don Antonio Ruiz», comentaba ayer. Montoto elogia el apoyo de toda la parroquia y los grupos de fieles.

«Avilés es muy religioso y lo he vivido este tiempo», destacando proyectos como 'El Atrio de los gentiles' que sirve de diálogo entre el mundo de la cultura y la fe. Reinerio Rodríguez, 'Neyo', seguirá como párroco en solitario en Santo Tomás. «Todo seguirá como hasta ahora en Sabugo, no habrá más cambios salvo que se incrementará mi trabajo», afirmó ayer el sacerdote a este diario.

Los dos cambios

Por su parte, Francisco del Rey se incorporaba ayer de manera oficial a la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús en Villalegre y San Pablo de La Luz, después de haberse recuperado en el último año de problemas de salud. A lo largo de estos últimos meses ha venido realizando actividades pastorales de apoyo en parroquias como Sabugo, Llaranes o en el asilo. «Un sacerdote no puede estar parado y cuando ya estuve recuperado colaboré donde era necesario», comentó.

Del Rey asume ambas parroquias, además de la ermita de La Luz, «con mucha ilusión y ganas. Desde que anunciaron el nombramiento, muchos feligreses me han transmitido su apoyo y disposición», comentó. En principio, no habrá ningún cambio respecto a la forma de trabajar de su predecesor, Vicente Pañeda quien, por su parte, será el nuevo párroco de San Martín de Laspra y Santa María Madre de la Iglesia de Piedras Blancas, donde sucederá al fallecido Juan Manuel Suárez. El próximo domingo, 24 de septiembre, se procederá a celebrar su llegada de manera oficial.

«Ha sido una sorpresa. Es todo un reto sustituir a Juan Manuel, una persona que era un ejemplo de discreción y un todoterreno», comentó ayer el sacerdote. Pañeda llega a Piedras Blancas con la máxima humildad y el deseo de servir a la comunidad parroquial. «Soy el último que llego a una parroquia viva y adulta. Pido a Dios su ayuda para poder acompañarla y servirla», añade.

Con todo, las parroquias avilesinas vivirán los próximos meses con una gran intensidad. Y es que sobre la mesa se encuentra la necesidad de trazar una estrategia para abordar el corto y medio plazo. Es decir, el reto de atender las necesidades pastorales en un contexto con menos sacerdotes.

A lo largo del último lustro se ha producido un rejuvenecimiento en el clero de la comarca, pero el número de efectivos se encuentra lejos de aquellas épocas en las que cada parroquia rural disponía de un titular y las grandes parroquias urbanas disponían de varios curas.

Sobre la mesa se encuentran diferentes ideas para responder a esta realidad sin generar conflictos. Será un tarea discreta, con mucho diálogo y reflexión, donde la buena sintonía entre los sacerdotes avilesinos es una baza a favor.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos