El número de participantes en las visitas guiadas a la rula crece un 8%

Rufino Arrojo, a la derecha, explica el proceso de venta de pescado a un grupo de visitantes.
Rufino Arrojo, a la derecha, explica el proceso de venta de pescado a un grupo de visitantes. / MARIETA

En la recién concluida edición fueron 887, de los que la mayoría residen en la comarca de Avilés o en Asturias, aunque también llegan extranjeros

J. F. G. AVILÉS.

Crece el número de participantes en el programa de visitas guiadas a la rula. Se desarrolló entre el 16 de julio y anteayer martes, y el balance final es de 870 visitantes, un 8% más que en 2016, según los datos facilitados ayer por la Mancomunidad Comarca Avilés, entidad organizadora en colaboración con Nueva Rula de Avilés.

La gran mayoría, 557, son residentes en la comarca o en otras localidades de la Asturias, mientras que 281 procedían de otras comunidades autónomas, con claro predominio de los madrileños, 111. Los 32 restantes eran extranjeros, principalmente de Francia, Alemania y Reino Unido y en menor medida de otros países europeos o iberoamericanos.

La visita permitía conocer las modernas instalaciones de la lonja más importante de Asturias y una de las tecnológicamente más avanzadas de España, el proceso que sigue el pescado desde que se desembarca hasta que abandona el muelle pesquero y comprender el peso del sector en la economía local y regional. «En Avilés se subasta entre el 60% y el 70% de todo el pescado que se desembarca en el Principado», manifestaba el guía, Rufino Arrojo, empleado de Nueva Rula de Avilés, antes de iniciar el recorrido por las instalaciones, un moderno edificio inaugurado en 2009.

En sus 11.340 metros cuadrados se distribuyen, entre otras dependencias, tres salas climatizadas, dos fábricas de hielo, cámaras de frío, dieciséis almacenes para mayoristas con muelle de carga y su razón de ser, la cancha de subastas, con dos gradas con capacidad para albergar a 180 personas y completamente informatizada. Tal y como explicaba Arrojo, «las subastas se hacen al revés, el precio va en descenso».

Las visitas guiadas a la rula se pusieron en marcha en 2010 con el fin de «proyectar la importancia de la ría de Avilés y el mundo de la pesca, tan íntimamente unido a ello, como uno de los recursos turísticos más singulares e importantes con lo que cuenta la comarca», según explica la Mancomunidad Comarca de Avilés, que anuncia que el año que viene se repetirá la experiencia. Desde entonces el número de visitantes ha crecido de forma constante hasta llegar a sumar 6.400 en total.

Al margen de las visitas, las descargas de bonito siguen de capa caída, unos 10.000 kilos ayer. La situación se repite desde hace diez días y la flota la atribuye a los pelágicos, grandes pesqueros, en su mayoría franceses e irlandeses, que faenan con red en aguas comunitarias próximas a Peñas . Por contra, la mayoría del bonito que se subasta en Avilés se captura con anzuelo, un arte tradicional y selectivo que mejora la calidad del producto y se etiqueta con el distintivo 'Bonito del Norte de Cacea'. Con todo, desde el 1 de agosto hasta el pasado día 26 se habían subastado 280.000 kilos, una de las mejores cifras de los últimos años en este mes.

Fotos

Vídeos