Las obras en el colegio El Quirinal no entrañan riesgo para la salud

Las obras en el colegio El Quirinal no entrañan riesgo para la salud

El Ayuntamiento anuncia la reanudación de los trabajos tras el informe emitido por la empresa contratada para medir las emisiones

LVA

Los trabajos de sustitución de la cubierta del patio infantil del colegio público El Quirinal no suponen la emisión de plomo al ambiente y no hay riesgo ni para los trabajadores en la zona de trabajo ni para los escolares fuera de ella. Así lo confirma el informe emitido por la empresa Teletest Analytica tras analizar las muestras ambientales tomadas en la zona durante las obras, según ha informado hoy el Ayuntamiento.

Este mismo informe demostraría también que los niveles de plomo presentes en los restos de pintura no llegan a ser detectados por los medidores y tampoco no suponen, por tanto, ningún riesgo para las personas.

El informe fue encargado por el Ayuntamiento para determinar si los trabajos llevados a cabo suponían o no la concentración de plomo, y en él se certifica que «los resultados de concentración han sido negativos».

Las muestras fueron tomadas durante una hora el pasado miércoles día 20 mientras dos operarios realizaban trabajo de espátula y cepillado de la estructura desde una plataforma elevadora.

A la vista de estos resultados, esta misma tarde continuarán los trabajos pendientes para el final de la obra, previsto para la semana que viene. Para tranquilidad de la comunidad escolar, se realizarán una vez concluida la actividad escolar, se colocarán plásticos en el suelo y en el vallado de la obra y se aspirará y baldeará el patio al final de cada jornada.

Los resultados de la analítica han sido trasladados al Instituto Asturiano de Prevención de Riesgos Laborales (IAPRL) sin que haya propuesto ninguna otra precaución.

El Ayuntamiento recuerda que desde el inicio de las obras, el lijado y cepillado de la estructura que soporta la cubierta del patio se han llevado a cabo «con las máximas garantías y de forma manual, sin emplear de ninguna herramienta mecánica para evitar la dispersión de los restos». Además, estos trabajos se realizan en un espacio vallado al que no tiene acceso personal ajeno a la obra y mucho menos el alumnado del colegio. Los restos del tratamiento se recogen y se retiran de la obra sin que entren en contacto con los escolares.

Además, el coordinador de Seguridad y Salud de la obra, técnico independiente y ajeno al Ayuntamiento, no ha estimado necesario dotar a los trabajadores de protecciones especiales, al considerar que no existen riesgos para el personal que directamente realiza las tareas descritas.

Temas

Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos