Las obras del enlace del PEPA con la autovía se reanudan ocho años después de su inicio

Gráfico
Las máquinas excavadoras trabajan ya en la zona entre el tramo que se ha ejecutado y la autovía AI-81. / MARIETA

Las máquinas excavadoras ya han comenzado los trabajos para concluir el 40% restante del nudo de carreteras

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

Lo que iba a ser la principal obra de un enlace de carreteras desde que se construyó la Variante de Avilés, se ha convertido en un calvario para intentar unir de forma directa el Parque Empresarial Principado de Asturias y la margen derecha del puerto con la autovía AI-81, antigua 'Y'. Una sucesión de fechas, contratiempos, disputas políticas y máquinas excavadoras de ida y vuelta que parece que va a tener final feliz. Ahora, cuando corre el mes de octubre de 2017, la unión temporal de empresas (Oca, Vías y Construcciones y Begar) ha vuelto al tajo, aunque algunos de los trabajadores que estaban en enero 2009 en el inicio del proyecto probablemente ya no estén. Son más de ocho años de vicisitudes y desencuentros institucionales que han culminado con el acuerdo de cesión de dos tramos de carretera entre Fomento y el Principado en las mismas condiciones que se podrían haber dado desde el inicio.

Más información

Las obras comenzaron ya viciadas y con un año de retraso en 2009 por la refriega política, cuando la adjudicación en 34,5 millones de euros se había producido en la primavera de 2008. El Principado y el Ministerio de Fomento pusieron ya entonces sobre la mesa la diferencia de criterio sobre si era legal o no hacer el 'pinchazo' del enlace del PEPA con la autovía.

Marzo de 2008
La Consejería de Infraestructuras adjudica la ejecución de la carretera a la unión temporal de empresas formada por Oca, Vías y Construcciones y Begar en 34,5 millones de euros.
Enero de 2009
Las obras comienzan con retraso tras las primeras diferencias de criterio entre el Principado y Fomento por el 'pinchazo' de la autovía. Poco después se paralizan al tener que negociar con Hidroeléctrica del Cantábrico el traslado de las torres de alta tensión en Garajes.
Octubre de 2015
Concluye el traslado de las torres de alta tensión y se retoman las obras.
Octubre de 2016
La empresa concluye el primer tramo desde el PEPA hasta Garajes, pero las discrepancias con Fomento sobre la cesión de la autovía vuelven a retrasar los trabajos.
Octubre de 2017
Las máquinas reinician las obras tras el acuerdo de cesión de dos tramos de carretera al Principado.

Curiosamente, la primera paralización no estuvo motivada por esa disputa, sino por la prolongada negociación con Hidroeléctrica del Cantábrico, que tenía que desviar todo su tendido de alta tensión en Garajes, justo por donde debería pasar el tramo de carretera entre la autovía y la rotonda de conexión dentro del Parque Empresarial.

Diálogo, negociación, acuerdo y traslado de las torres. En total, seis años perdidos y cinco ya de retraso desde la fecha para la que se había anunciado la puesta en funcionamiento del ramal.

En ese momento (2015) se ejecuta la construcción del primer tramo, que queda listo (hasta con asfalto y señalización vertical y horizontal) justo hasta la autovía. Pero regresa la pelea política Principado-Fomento, y las máquinas vuelven a abandonar el lugar en 2016.

Un año después, el entente político para la cesión de un tramo de la AI-81 al Principado y otro hasta conectar con la Arteria del Puerto, permite ahora que se aborde casi la mitad del proyecto que aún resta por ejecutar.

El Principado estima que las obras estarán concluidas en el primer trimestre de 2019. Si fuese así, la nueva carretera entraría en servicio con nueve años de retraso con respecto a la fecha anunciada cuando comenzaron los trabajos, en 2008.

El convenio que ha permitido la reanudación de los trabajos traspasa al Principado la titularidad de dos tramos de carreteras del Estado, desde el punto kilómetro 1+680 de la AI-81, situado a la altura de la pasarela peatonal que la cruza en La Marzaniella (Corvera), hasta su inicio, es decir, su conexión con la N-632a, y desde este punto hasta el enlace con la N-633, la Arteria del Puerto de Avilés.

En cuanto a las características que tendrá el nuevo enlace del PEPA con la autovía, se realizará mediante un nudo de carreteras (de doble carril) con ramales a distinto nivel en una zona situada entre el barrio de Garajes y las instalaciones de los hornos de fosa de ArcelorMittal (ya ejecutado). Uno de los ramales de esta conexión, que técnicamente se denomina como «tipo trompeta», parte de la antigua autopista en dirección hacia Garajes, mientras que el segundo parte de la nueva carretera del polígono hacia una rotonda (en La Reguera) que permite distribuir el tráfico en dirección Oviedo y en dirección Galicia por la Variante de la N-632.

La nueva carretera tiene una longitud de 1.506 metros y para salvar tanto la AS-19 (Avilés-Gijón) como la Variante se ha proyectado la construcción de siete puentes. Igualmente es necesaria también la ejecución de diversos muros de tierra armada para no afectar a la autopista AI-81 y a terrenos de ArcelorMittal. A ello se suman muros de hormigón armado y escolleras de contención.

Sólo los siete puentes previstos suman un kilómetro de luces, lo que da idea de la magnitud de la obra. De hecho, el presupuesto de ejecución de las estructuras planteadas asciende a más de diecisiete millones de euros, es decir, más del 69% del conjunto de la actuación.

El proyecto que ejecuta la unión de las tres constructoras incluye también medidas correctoras del impacto ambiental que pueda tener este nuevo vial. Entre ellas se encuentra la siembra de los taludes del desmonte necesario para construir el enlace, cubriendo una superficie con la hidrosiembra prevista de 25.000 metros cuadrados.

También se ha previsto evitar el impacto acústico que pueda tener el uso de esta carretera con respecto a las viviendas situadas en la zona. Se prevé tomar medidas de protección mediante el empleo de más de dos mil metros de pantallas antiruido a lo largo del recorrido de los ramales.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos