La oposición pide depurar responsabilidades políticas por las facturas de Festejos

Ana Hevia, en el Pleno de su reprobación, el pasado octubre. / MARIETA
Ana Hevia, en el Pleno de su reprobación, el pasado octubre. / MARIETA

«Ana Hevia no está capacitada políticamente para estar al frente de una concejalía tan importante como la de Festejos», sostiene el PP

RUTH ARIAS AVILÉS.

El juez ha archivado el caso de las facturas irregulares del departamento municipal de Festejos, al no hallarse indicios de que se hubiera cometido ningún delito de malversación de fondos públicos pero, sin embargo, para los grupos de la oposición la responsabilidad de la concejala Ana Hevia debe ir más allá de eso. Somos, la fuerza política que llevó el asunto primeramente ante la Fiscalía, ya anunció anteayer que recurriría el auto judicial por considerarlo «prematuro», y exige además la dimisión de la concejala, ya que considera que en Festejos se mintió y se alteraron documentos públicos.

Sus compañeros de otras formaciones con representación municipal ahondaron ayer en esa misma línea, exigiendo la depuración de responsabilidades políticas por unos hechos que se produjeron de forma reiterada a lo largo del tiempo, al menos desde el año 2013, ejercicio al que se ha remontado la investigación.

Desde el Partido Popular su portavoz, Carlos Rodríguez de la Torre, recuerda que su grupo nunca judicializó el asunto y, por tanto, su planteamiento sigue siendo el mismo que hasta ahora. El edil sostiene que «Ana Hevia no está capacitada políticamente para estar al frente de una concejalía tan importante como la de Festejos, donde se han cometido múltiples irregularidades», señala.

En los últimos meses, distintos grupos municipales han solicitado la dimisión o el cese de Hevia, que incluso fue reprobada por el Pleno a finales del pasado mes de octubre. «El problema de este mandato es que el gobierno hace caso omiso de cualquier propuesta que haga el Partido Popular o cualquier otro grupo», señala De la Torre.

En la misma línea se pronunció ayer también Llarina González, portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento. «Que su actuación no sea ilegal no quiere decir que no sea inmoral», sostiene, y defiende que «para este tipo de infracciones deberían depurarse responsabilidades». González se confiesa sorprendida de que el juez no haya entrado a valorar cuestiones como la falsificación de firmas en documentos públicos, y recuerda que «ha habido varios avilesinos perjudicados por todo este asunto a los que nadie les ha pedido ni siquiera disculpas». Y hace hincapié en que «los políticos debemos actuar con honestidad y transparencia».

Por su parte Agustín Sánchez, de Ganemos, considera que «la responsabilidad política de tener unas cuentas descontroladas y de no seguir las normas es Ana Hevia», de la que sigue pidiendo la dimisión. «Las cosas no terminan por el hecho de que no haya un delito penal», señala el portavoz del grupo, que también asegura que su formación seguirá controlando que las cosas en Festejos se hayan hecho correctamente en estas últimas celebraciones.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos