OTEA traslada su «malestar» por las inspecciones a establecimientos de hostelería

C. R. AVILÉS.

No están en contra de las inspecciones, pero sí de que se incrementen durante las fiestas navideñas, cuando se multiplica el trabajo de los hosteleros. Por eso OTEA, Asociación de Hostelería y Turismo en Asturias, hizo público ayer su «malestar» por esta campaña del Ayuntamiento de Avilés. Aseguraron que desde OTEA colaboran con las administraciones en la difusión de las obligaciones que afectan a los negocios de hostelería «y para nada estamos en contra de las actuaciones de inspección y control». Pero, según señalan, «deben hacerse a lo largo del año y no de forma concentrada, y menos aún con publicidad, en unos periodos especialmente intensos para nuestros negocios».

Lamentaron que la hostelería «vuelva a ser cabeza de turco de las inspecciones de las administraciones públicas» al desconocer otros sectores empresariales en los que se realicen campañas de estas características. «Ni se conoce que se hagan ni se hacen públicos. Sin embargo, la hostelería está de forma constante siendo objeto de inspecciones y controles por parte de la autoridad», aseguran desde la asociación profesional. Subrayaron, además, que las inspecciones demuestran que una inmensa mayoría de los establecimientos cumple la normativa y las carencia afectan a asuntos menores y de fácil solución.

La Policía Local realizó 160 inspecciones con motivo de las fiestas navideñas. De los 117 bares, diecisiete locales con licencia de música amplificada, veinte restaurantes, cuatro sidrerías y dos discotecas inspeccionadas, noventa presentaban irregularidades leves. Se tramitaron once actas de denuncia a otros tantos establecimientos, siete de ellas por cambio de titularidad sin comunicarlo al Ayuntamiento, dos por no presentar seguro de Responsabilidad Civil, una por disponer de equipo de música sin licencia y una más por tener un extintor sin revisar.

Temas

Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos