«El paciente nos respeta igual que a los adjuntos»

Jaime Casal, en uno de los pasillos del hospital. /  P. BREGÓN
Jaime Casal, en uno de los pasillos del hospital. / P. BREGÓN

El ovetense Jaime Casal tenía claro que quería entrar en Medicina Interna, la especialidad que más le gusta «porque es la que más abarca y quiero saber de todo». De hecho, le cuesta decantarse por una subespecialidad de la misma y solo si se le insiste menciona la parte infecciosa como las más atrayente. En los dos años y medios que lleva en el San Agustín ha advertido una carga laboral «bastante considerable», que se va sacando gracias al «buen ambiente de trabajo» y a que «aquí conoces a todo el mundo y eso suele ser bueno». Al igual que Miguel Lamas, está convencido de que esta primera etapa de formación es solo el primer escalón de los muchos que tendrá que subir en una profesión en la que «se aprende durante toda la vida». Como residente, tiene la misma jornada laboral que un adjunto, pero algunas de esas horas están dedicadas a la parte docente, impartida por dos tutoras a las que el ovetense reconoce el esfuerzo.

Respecto al trabajo con los pacientes, Casal sí ha advertido la sorpresa de algunas familias por su juventud, pero «a la hora del respeto, el paciente nos respeta igual que a los adjuntos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos