París de Noia encandila a sus fans bajo la carpa de la pista de La Exposición

Los músicos, sobre el escenario. /MARIETA
Los músicos, sobre el escenario. / MARIETA

París de Noia demostró anoche una vez más su gran poder de convocatoria. Ocho meses después de abarrotar la plaza de La Exposición en un mano a mano con Panorama, más de mil personas volvieron a bailar anoche bajo el alegre ritmo de la afamada orquesta gallega en la que fue la última madrugada del año. El escenario fue el mismo, la plaza de la Exposición, si bien a diferencia de entonces fue un concierto de pago -cinco euros la entrada- y bajo carpa, que además de proteger de las inclemencias meteorológicas contribuyó a crear un ambiente más cercano. También había servicio de bar. Desplegados sobre una tarima, los diecisiete cantantes, bailarines e instrumentistas, dos de ellos nuevos, que integran París de Noia ofrecieron un repertorio similar al que interpretaron el pasado verano, con pequeñas variaciones en la puesta en escena derivada de las limitaciones del escenario, más reducido que el que habitualmente utiliza la orquesta gallega. El espectáculo comenzó en torno a las once de la noche y tenía previsto prolongarse hasta cerca de las tres de la madrugada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos