La participación ciudadana, única discrepancia en el nuevo Reglamento Municipal

La participación ciudadana, única discrepancia en el nuevo Reglamento Municipal
Una reunión anterior de trabajo sobre el ROM. / MARIETA

El texto se aprobará previsiblemente a final de verano después de que ayer se celebrara la última reunión de trabajo

C. R. / F. B. AVILÉS.

La comisión responsable de actualizar el Reglamento Orgánico Municipal (ROM) culminó ayer tres largos meses de trabajo en los que se ha tratado de adaptar el documento «a los nuevos tiempos». La sensación general de «satisfacción» de los grupos municipales por haber logrado consensuar por unanimidad prácticamente todo el nuevo articulado quedó empañada a última hora por el debate de los asuntos referidos a la participación ciudadana y la creación de una comisión de vigilancia, aspectos que exigieron votación. Ahora la secretaria municipal refundirá lo pactado en un nuevo texto que los grupos revisarán previsiblemente en julio. Si todo está correcto, el nuevo ROM se llevaría al pleno de agosto o septiembre.

Las únicas discrepancias surgieron en la reunión que abordó los últimos 66 artículos de los 190 que integran el reglamento, la mayoría referidos a la transparencia y la participación ciudadana. En concreto, Izquierda Unida, Somos, Ganemos y Ciudadanos pedían la inclusión de una comisión para vigilar la contratación pública «máxime cuando este ayuntamiento está incumpliendo la Ley de Transparencia», señaló Yolanda Suárez, concejala de Somos. Votaron en contra PSOE, PP y los no adscritos porque «hay que facilitar la acción de gobierno y somos los concejales de la oposición quienes debemos controlar y fiscalizar su actividad», señaló Carlos Rodríguez de la Torre, portavoz del Partido Popular.

Tampoco salieron adelante las medidas sobre participación en la que se volvieron a formar los mismos bloques a favor y en contra. IU, Somos, Ganemos y Ciudadanos se manifestaron a favor de un ROM que facilite la «participación porque la democracia representativa es la que ya conocemos y debemos adaptarnos a los nuevos tiempos», señaló Carmen Conde (IU). En contra, De la Torre y Luis Ramón Huerga, portavoz socialista, señalaron que «el modelo actual funciona muy bien». «Los concejales son los representantes de los ciudadanos y el pleno, el máximo órgano de gobierno», apuntó el popular. Mientras que para Huerga «la propuesta de que cualquier ciudadano intervenga en el pleno es otro modelo de entender el Ayuntamiento. En la actualidad puede participar cualquier persona a la que le afecte un punto del orden del día y que lo solicite».

Carmen Conde describió una «sensación agridulce por no haber podido consensuar todo el ROM», pero destacó el resultado, «un texto de fácil comprensión, participativo y mejorado», conseguido después de un «trabajo serio y bien intencionado». Para Yolanda Suárez, de Somos, ha quedado un ROM «bastante descafeinado». Asimismo, Carmen García Soberón destacó el «trabajo duro y consensuado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos