De Rueda traslada al comité de garantías las críticas de los tres ediles del PP a su portavoz

El grupo popular, en un pleno municipal.
El grupo popular, en un pleno municipal. / MARIETA

El órgano interno del partido deberá ahora decidir si abre expediente a los concejales y si procede imponer sanciones

RUTH ARIAS AVILÉS.

El presidente de la gestora del PP en Avilés, Pedro de Rueda, trasladó ayer al comité de derechos y garantías del partido las críticas vertidas el pasado fin de semana por los ediles Alfonso Araujo. Constantino Álvarez y Francisco Zarracina, que arremetieron contra el portavoz del grupo municipal popular, Carlos de la Torre, por no seguir negociando los presupuestos municipales con el PSOE.

Será este órgano interno, presidido por Dorinda García, el que estudie la documentación enviada por la gestora avilesina y decida primero si se les abre un expediente y si su comportamiento es susceptible de recibir una sanción.

La rueda de prensa ofrecida por los tres ediles afines a la anterior presidencia local del partido, la de Carmen Maniega y, anteriormente, Joaquín Aréstegui, se ha interpretado desde la gestora como un gesto de «deslealtad» hacia el partido. Araujo, Álvarez y Zarracina criticaron abiertamente en una rueda de prensa convocada el sábado en las dependencias del grupo municipal en el Ayuntamiento, por su posición sobre las cuentas municipales.

Las declaraciones del fin de semana contra De la Torre se interpretan como una «deslealtad»

Los ediles defienden que la propuesta presentada por los socialistas contiene «muchas medidas» incluidas en el programa electoral de su partido y eran favorables a continuar las negociaciones con el gobierno para tratar de cerrar un acuerdo, mientras que la otra mitad del grupo municipal, la formada por De la Torre, Ana Bretón y Reyes Fernández-Hurlé, considera que el presupuesto no responde a su «modelo de ciudad», y cree que el PSOE no tiene intención de llegar a acuerdos con los populares.

Araujo, Álvarez y Zarracina acusan en cambio a De la Torre y la gestora de seguir un «rumbo errático» y de estar condenando al Partido Popular de Avilés «a la irrelevancia». Ayer no quisieron alimentar la polémica y se mantuvieron en silencio, pero ahora se arriesgan a una posible sanción por parte de la dirección regional del partido por sus declaraciones públicas sobre el portavoz.

No es la primera vez que se producen enfrentamientos públicos entre ambos grupos. La división en el seno del grupo municipal, que siempre había existido, se hizo especialmente patente el año pasado en asuntos como la negociación sobre las ordenanzas municipales, y estalló precisamente en la votación de los presupuestos locales. La expresidenta Carmen Maniega había alcanzado un acuerdo con el secretario general de los socialistas, Luis Huerga, al margen de las negociaciones que estaban manteniendo Carlos de la Torre y la concejala de Hacienda, Raquel Ruiz. La dirección regional decidió que no se apoyaría ese acuerdo, y ninguno de los tres ediles críticos estuvo presente en el salón de plenos en el momento de las votaciones. Este año se han enfrentado por temas de calado como la perrera, las tasas o, nuevamente, por el presupuesto.

Ahora la dirección regional deberá decidir si considera una infracción las declaraciones públicas realizadas contra el portavoz y si sanciona a quien ha expresado públicamente su intención de presentarse a la presidencia del partido, Alfonso Araujo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos