El PP de Avilés solicitará aplicar el pacto contra el transfuguismo a los tres ediles no adscritos

El PP de Avilés solicitará aplicar el pacto contra el transfuguismo a los tres ediles no adscritos
Pedro de Rueda, en la primera reunión de su Junta local. / MARIETA

Los tres concejales críticos explican al resto de partidos su proyecto y reclamarán mantener personal de apoyo

Fernando Del Busto
FERNANDO DEL BUSTOAvilés

El Partido Popular solicitará formalmente al Ayuntamiento de Avilés que aplique el pacto antitransfuguismo a los tres ediles (Alfonso Araujo, Constantino Álvarez y Francisco José Zarracina) que el pasado martes se dieron de baja como militantes de la formación de centro derecha para convertirse en concejales no adscritos.

El presidente de la junta local, Pedro de Rueda, confirmó ayer que se formulará esta demanda, bien en lo que queda de semana o en la próxima. Ayer, el Partido Popular registraba la petición de cese de la secretaria del grupo municipal, Marta Fernández del Viso. Aún no se ha decidido la identidad de la persona que la sustituirá.

La petición de aplicar el pacto antitransfuguismo es de especial importancia. El acuerdo fue alcanzado en 1998 por todos los principales partidos nacionales, si bien tres de las formaciones que se encuentran en el Ayuntamiento no existían entonces y no lo han rubricado: Ganemos, Ciudadanos y Somos.

La dirección local de los populares ya ha pedido el cese de la secretaria del grupo, Marta del Viso

La idea del pacto era limitar al máximo los recursos y medios de aquellos concejales que bien son expulsados de su formación por romper la disciplina de voto, lo cambian de manera sustancial o abandonan el partido sin renunciar a su escaño. Pero también se quería asegurar que los partidos que sufrían ese problema no viesen mermada la capacidad política que les habían dado los ciudadanos, siendo ya suficiente castigo la pérdida de votos en el pleno. De esta manera, se asegura que el grupo político recibirá la asignación de recursos que le corresponde según el resultado en las urnas, no el número de concejales reales en el pleno. De igual forma, el grupo mantendrá el número de concejales liberados acordados al inicio del mandato. En este caso, significa que el Partido Popular conservará sus dos liberaciones y recibirá la asignación mensual prevista para el grupo municipal.

Otro de los preceptos recogidos es limitar los recursos que les facilitan las administraciones más allá de lo estrictamente necesario para ejercer su labor política.

La idea es clara, pero la dificultad se encuentra en concretarla. De manera general se entiende que los concejales no adscritos, que es el nombre oficiales de aquellos ediles que abandonan o son expulsados de su grupo, no pueden recibir las asignaciones económicas para los grupos políticos, ni disponer de personal de confianza, como puede ser el caso de los secretarios de grupo.

Ahora bien, esa idea general debe respetar el principio de autonomía local, es decir, la capacidad de cada Ayuntamiento para organizarse. Fue una idea que ayer trasladó la secretaria municipal a los tres concejales no adscritos cuando señaló que no «era ilegal» que dispusiesen de un auxiliar administrativo.

Reuniones con los grupos

Todo ello depende del criterio del Pleno, que debería votar la asignación de la persona. Ayer, Alfonso Araujo, Constantino Álvarez y Francisco José Zarracina se reunieron con los representantes de Somos, Izquierda Unida y Ganemos para explicar cómo actuarán en lo que queda de mandato. El pasado martes lo habían hecho con el PSOE y también lo trasladarán a la concejala de Ciudadanos, Carmen Pérez Soberón, cuando puedan concertar una entrevista.

«Como ediles no adscritos no formamos un grupo político, pero hemos explicado que vamos a trabajar como tal. Nos repartiremos el trabajo por áreas entre los tres y sólo uno irá a las comisiones, aunque los tres podemos participar. En los plenos, sólo intervendrá uno. De lo contrario, la situación sería ingobernable para el Ayuntamiento», explicó Alfonso Araujo.

Los tres concejales también avanzaron su «disponibilidad al diálogo con todas las fuerzas del pleno. Los otros tres concejales siempre estaban en contra, desconfiando de las propuestas que eran de izquierdas. Nosotros nos fijaremos en lo que dicen, no en su gen», apuntó Araujo.

«Pediremos secretaria»

Además, Araujo avanzó que los tres concejales solicitarán al pleno disponer de personal de apoyo en el Ayuntamiento. «Desde la Secretaría General nos han indicado que es legal y nosotros consideramos que entra en el mínimo necesario para nuestra actuación política», aseguró el edil.

El concejal sabe que necesita la mayoría de concejales. «Pedimos un poco de comprensión. No aumentaría el gasto del Ayuntamiento y, además, es una persona a la que van a despedir», apuntó Araujo. «Han quedado que lo estudiarían», comentó el edil, aunque algunos grupos ya expresaron su desacuerdo con esta medida, que supondría un salario más a cargo del Ayuntamiento, ya que el grupo municipal popular sigue teniendo derecho a disponer de un secretario, al que se sumaría el de los no adscritos.

La decisión podría adoptarse en el próximo Pleno, que se celebrará el día 21, o posponerse hasta abril. Es necesario que se elaboren los informes jurídicos, además del estudio económico.

De todos modos, no son los únicos asuntos complejos que se deben resolver a raíz de la ruptura del grupo municipal del Partido Popular. El PP no descarta recuperar sus dos liberaciones, si bien estudian la forma de eludir el Pleno municipal, donde no tienen asegurada la mayoría necesaria. Es otra cuestión compleja, toda vez que la mayor parte de los autores apuntan a que es necesario una votación plenaria para autorizar una liberación nominal.

En las próximas semanas se deben resolver otros temas menores como la ubicación de los concejales no adscritos en el Ayuntamiento. La alcaldía busca un despacho donde poder ubicarlos sin restar espacio al PP. Otro tema es su colocación en el salón de plenos, aunque ayer Araujo comentó en que no «habría problema en sentarnos en las sillas posteriores al PP», avanzando que irán al pleno de marzo, «salvo imprevistos de última hora».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos