San Pedro por fin luce llaves

Carlos Alberto Fernández Mora muestra las dos llaves en la sacristía de San Nicolás de Bari. /  MARIETA
Carlos Alberto Fernández Mora muestra las dos llaves en la sacristía de San Nicolás de Bari. / MARIETA

La Cofradía de Rivero dota a la figura del santo de su icono más conocido

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

«A San Pedro le faltaban las llaves, es su mayor símbolo y el nuestro no lo tenía». Carlos Alberto Fernández Mora, hermano mayor de la Cofradía de San Pedro, explica de esta manera la decisión de la hermandad de Rivero de dotar a su figura de un elemento que lo caracteriza pero no aparecía en la figura que, especialmente el Martes Santo, procesiona por las calles de Avilés.

«Según el Evangelio, se le otorga a San Pedro las llaves del Reino de los Cielos y se le dice: todo lo que ate en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desate en la tierra quedará desatado en el cielo...», recuerda Mora. A partir de esa cita tan conocida, lo habitual es que la figura del Santo luzca las dos llaves. Sin embargo, no era así en el caso avilesino. «Repasamos toda la iconografía y vimos que San Pedro siempre salía con dos llaves, menos en nuestro caso», comenta Mora. Incluso en la bandera de la Cofradía aparecían las dos llaves que, sin embargo, no se lucían en la figura titular que tanta veneración despierta en la capilla de Rivero.

«Lo planteamos en la junta general de cofrades y no hubo ningún problema. Quisimos hacerlo este año con motivo del 150 aniversario del traslado de la parroquia de San Nicolás al actual templo», explica. El párroco de San Nicolás, Alfonso López bendecirá las llaves el próximo martes, al inicio de la procesión de San Pedro.

No es el único guiño hacia la parroquia. El diseño que ha inspirado las nuevas llaves del San Pedro avilesino replica las que abrían los cajones del antiguo retablo dónde se custodiaban las reliquias de San Nicolás en la antigua parroquia, hoy la basílica de San Antonio de Padua, la antigua iglesia de los Franciscanos.

Para hacerlas se utilizaron los dibujos que se recogen en la página 45 del libro de inventario del archivo de 1740, en el Archivo Histórico de Avilés.

La elaboración de las llaves ha supuesto una inversión de cuatrocientos euros y el trabajo fue realizado por la Joyería Moncho, de Avilés. La artesanía necesitó tres meses de trabajo. La llave de oro simboliza el poder de abrir y cerrar el paraíso celeste, y la de plata el mundo terrenal.

Las llaves colgarán de la cintura del Santo durante las tres procesiones en las que participa la Cofradía de San Pedro: la del Martes Santo, el Desenclavo en Viernes Santo y la Resurrección en Sábado Santo. Posteriormente, se custodiarán en la parroquia de San Nicolás de Bari para evitar problemas con los amigos de la propiedad ajena.

No es la primera vez que la Cofradía de San Pedro aporta nuevos elementos a sus pasos. Así, hace años incorporaron al paso la figura de un gallo para recordar la famosa escena de las tres negaciones de Cristo por parte del santo.

La Cofradía de San Pedro también trabaja en nuevos proyectos, como la rehabilitación de la parte trasera de la capilla y que, actualmente, no tiene ocupación. Una vez que se encuentre recuperada, los cofrades dispondrán de un lugar más cómodo para cambiarse y, además, la procesión podrá salir desde el interior de la pequeña capilla, con lo que el efecto puede ser mucho más espectacular que el inicio actual con parte de los cofrades en la calle, esperando a la salida de las figuras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos