Pedro de Rueda anuncia una «nueva etapa» en el PP para alcanzar la Alcaldía

Pedro de Rueda, en el centro junto a la presidenta regional del Partido Popular, posa con su equipo. / PATRICIA BREGÓN
Pedro de Rueda, en el centro junto a la presidenta regional del Partido Popular, posa con su equipo. / PATRICIA BREGÓN

El congreso local ratifica su presidencia y Esther Llamazares se convertirá en la nueva secretaria general de la junta

YOLANDA DE LUIS/ FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

«No estamos solo en un congreso. Esto es el fin de un ciclo y el inicio de una nueva etapa del Partido Popular». Con estas palabras Pedro de Rueda Gallardo marcaba ayer el inicio de una nueva era en el PP de Avilés después de los doce años de dirección de Joaquín Aréstegui y el epílogo liderado por Carmen Maniega que se cerró bruscamente con la gestora designada en mayo del pasado año con el propio Pedro de Rueda al frente.

El nuevo presidente crítico esos años confesando que «no le gustaban sus formas», lamentando la «sucesión de noticias negativas», planteando la necesidad de un cambio en la formación de centro derecha para «ilusionar a la ciudad y poner a Avilés en el centro de nuestras preocupaciones». De Rueda arengó a todos los militantes a «trabajar» y destacó que en este inicio se sumaban «personas que se habían ido hace 25 años a sus casas, gente que nunca había estado en el partido y aquellos que se fueron a otros partidos, pero han regresado».

De Rueda reclamó la necesidad de un partido «lo más amplio posible», animando a seguir creciendo. En su primer discurso como presidente local, tan solo hizo dos alusiones a la crisis interna vivida en las semanas pasadas y cuya evidencia ayer era la ausencia de numerosos rostros habituales en los actos del Partido Popular y unas cuantas sillas vacías. El hasta el viernes candidato a presidir el PP local, Alfonso Araujo, no se acercó al Hotel 40 Nudos donde se celebró el congreso local, tal como habían anunciado. Tampoco lo hicieron otros miembros de su candidatura y quienes les respaldaron en su proyecto para el partido.

Precisamente para ellos fue la primera de las alusiones. Y es que cuando Pedro de Rueda hizo un llamamiento a trabajar para «recuperar la ilusión» incluyó a todos los afiliados, los integrantes de la junta local y «los concejales presentes», nada dijo de los ausentes. El segundo mensaje, mucho más claro, fue cuando aseguró que «no le temblaría la mano» para tomar decisiones.

Más información

El nuevo presidente también abrió ayer el ciclo pre-electoral del Partido Popular al asegurar que «nos encontramos en una encrucijada histórica. Después de veinte años, la ciudad sigue sin resolver sus problemas históricos: el soterramiento, la Ronda Norte y ahora tenemos la oportunidad del suelo de baterías. Los socialistas no han sido capaces de hacerlo y deberemos hacerlo nosotros». De Rueda también reprochó al PSOE que «la ciudad careciese de marca turística» o que «no hubiese ningún responsable político por la pesadilla en la que se convirtió el sueño del Centro Niemeyer».

Previamente, el resultado evidenció la mayoría de la que disponía De Rueda. Virtual ganador después de que el pasado viernes Alfonso Araujo retirase su candidatura, ayer logró el respaldo de 234 afiliados, un número inferior a los avales logrados (343) y también de los inscritos para participar en el congreso (418), pero es normal, ya que se trata de una cita con un único candidato. Además, hubo un voto en blanco.

Su primera decisión fue la designación de Esther Llamazares como nueva secretaria general, si bien el puesto aún debe ratificarse por la junta local. Llamazares ha ejercido esa responsabilidad en la junta gestora y a ella le corresponde buena parte del trabajo para conseguir las afiliaciones que han permitido la victoria de Pedro de Rueda. El nuevo presidente elogió a los integrantes de la junta por su combinación de «experiencia y juventud, pero, sobre todo, ilusión y ganas de trabajar».

La nueva junta local contó ayer con el respaldo de la presidenta autonómica del PP, Mercedes Fernández, que acudió a Avilés respaldada por la mayor parte de cargos electos del PP, como la diputada Susana López Ares, integrantes de la Junta General del Principado, y Luis Venta Obaya, el secretario general de la formación al que agradeció el trabajo de estos meses, al igual que a Pedro Górriz, abogado del PP de Asturias, y a la comisión organizadora del congreso «por celebrarlo dentro del marco de los estatutos, respetando nuestras normas».

«Trabajar de forma continua»

Fernández expresó el apoyo de la dirección regional a la nueva junta local, animándoles a lograr «una nueva etapa en la vida de los avilesinos». Fernández apeló al trabajo diario y el contacto constante con la calle como ingredientes principales para lograr la victoria en mayo de 2019. «Salvo algunos casos, la suerte no hace alcaldías. Hay que trabajar de forma continuada, hay que escuchar de forma permanente a los avilesinos. Menos despachos y más calles», afirmó.

Fernández animó a los militantes avilesinos a ser una parte activa «en el cambio de políticas que necesitamos realizar en Asturias», para lo que «Avilés es una parte fundamental». A partir de ahí, su intervención se centró en la política regional y nacional.

Así, recordó que una de sus propuestas para las próximas elecciones autonómicas será «la eliminación del Impuesto de Sucesiones» y también rechazará la cooficialidad del asturiano defendiendo el vigente modelo lingüístico de Asturias donde la mayoría se encuentra bien y «no hay los problemas de Baleares», en alusión al rechazo de médicos que desconocían el catalán.

La dirigente popular cargó sus críticas contra el socialismo que ha permitido que el Gobierno regional sea rehén de la Federación Socialista Asturiana y criticó «lo mastodóntico» del sector público que hay en el Principado. Fernández ejerció la autocrítica al reconocer la existencia de «errores» en el Partido Popular, pero aseguró que «no vamos a cometer más», si bien recordó que «los humanos y las organizaciones humanas tenemos fallos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos