La perrera mancomunada comenzará a construirse en La Lloba a finales de 2018

Reunión para la creación del albergue. /
Reunión para la creación del albergue.

Ocho ayuntamientos de la comarca firmaron ayer el acuerdo de creación del consorcio que gestionará el demandado albergue de animales

M. PICHEL AVILÉS.

La construcción del largamente demandado albergue de animales se encuentra cada vez más cerca. Fruto de una negociación colectiva, de la puesta en común de las necesidades de varios concejos., ayer se firmó en Avilés el acuerdo que permitirá la creación del Consorcio Albergue y Refugio de Animales, ARA, en la nomenclatura oficial. Según los términos iniciales establecidos en el protocolo de actuación, los trabajos para levantarlo podrían comenzar en la segunda mitad del 2018, una vez superados todos los trámites administrativos requeridos en cada uno de los municipios colaboradores. Sí hay varias cuestiones zanjadas, la más importante, y en anteriores ocasiones controvertida, es su ubicación, en una finca de La Lloba, en Castrillón.

«Hoy es un día muy importante, porque hay un principio de acuerdo para crear un consorcio que permitirá erigir el albergue. El proceso va a ser largo, pero damos un paso esencial para cumplir con algo largamente demandado por la ciudadanía», decía antes del acto protocolario la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín. Firmaron el acuerdo, en el salón de Plenos del consistorio avilesino, los alcaldes de Carreño, Amelia Fernández; de Castrillón, Yasmina Triguero; de Gozón, Jorge Suárez; de Illas, Alberto Tirador; de Muros de Nalón, Carmen Arango; de Pravia, David Álvarez; de Soto del Barco, Jaime Menéndez, y de Avilés, la propia Mariví Monteserín. Asimismo, está prevista la incorporación al acuerdo de San Martín del Rey Aurelio, el más alejado de los concejos interesados, así como de Corvera, que contó con la presencia en el acto de su concejal Rafael Alonso, quien indicaba que su alcalde, Iván Fernández, no pudo asistir al acto «por problemas de agenda».

Por otra parte, en los casos de Gozón y de Pravia, su participación activa en el consorcio se retrasará a causa de la normativa presupuestaria local, aunque se han comprometido a realizar con la máxima celeridad posible los trámites que les permitan incorporarse de pleno.

La sede del Consorcio estará en Avilés, y su consejo se reunirá cuatro veces al añoSe prevé que el centro sea un lugar de ocio en el que realizar múltiples actividades

El informe de estimación de costes cifra en 258.000 euros el monto total de las obras. De esta cantidad, alrededor de 68.000 se destinarían a la adquisición de la finca en la que se ubicará, que tiene un total de 12.200 metros cuadrados, y un perímetro de unos 1.000 metros, según indicaba el concejal de Mantenimiento y Servicios Urbanos de Avilés, Miguel Ángel García Balbuena, cuya labor, junto a la de José Luis Garrido, de Castrillón, fue resaltada por Monteserín para la consecución del acuerdo final. El espacio para acoger el albergue fue elegido por su facilidad de acceso a través de la autovía A8, y «no cuenta con viviendas a su alrededor», como destacaba Balbuena. No obstante, la compra de los terrenos, a los que es necesario dotar de servicios (agua, luz y alcantarillado), además de cerrarlos y construir el edificio que acogerá a las mascotas abandonadas, no se podrá completar hasta que concluyan los procedimientos administrativos y el consorcio se encuentre plenamente operativo.

Los costes generales, tanto de la obra, como de explotación, se repartirán en función de los habitantes de los concejos partícipes. En el caso de Avilés, el más poblado de todos, le correspondería un porcentaje que rondaría el 59%. El centro se proyectará para satisfacer las demandas de una población global de unos 180.000 personas, y el coste estimado por habitante y año en cada uno de los municipios es de 1,50 euros.

Solución conjunta

La construcción de un albergue para animales abandonados ha sido una petición de largo recorrido en lugares como Avilés. La solución a la demanda ciudadana llega de forma conjunta, algo que destacaba Yasmina Triguero, alcaldesa de Castrillón, en cuy término municipal se erigirá: «Hay que agradecer a todos los concejos el acuerdo, somos un ejemplo, porque ante problemas comunes, nos hemos unido y los hemos resuelto en equipo». También destacó Triguero el trabajo de los técnicos del Ayuntamiento de Avilés, por «conseguir el encaje jurídico adecuado», al estimar que era «difícil buscar la modalidad más eficiente» para afrontar la puesta en marcha de un plan que implica a tantos concejos, los ocho de la firma de ayer, más Corvera y San Martín.

La modalidad escogida finalmente, la de un consorcio, con personalidad jurídica propia, independiente y autónomo, permitirá, según todas las partes implicadas, prestar el nuevo servicio público «de la manera más idónea». Para su funcionamiento contará con un Consejo de Administración, integrado por el alcalde, alcaldesa o concejal designado por cada ayuntamiento y presidido por la alcaldesa de Avilés o el edil que ella designe. Además, el secretario del nuevo ente será el director de los Servicios Jurídicos del Ayuntamiento avilesino. La sede del consorcio será el consistorio de Avilés, en donde se realizarán las reuniones, al menos cuatro al año.

Lugar de esparcimiento

La configuración del albergue trasciende la mera acogida de animales, pues la intención es colocarse al nivel de los lugares más avanzados, para lo que se han estudiado iniciativas similares en Europa, y en otras partes de España, como Galicia. El centro se convertirá así en un lugar de reunión para los amantes de los animales, de las mascotas, y se ganará un espacio de esparcimiento, pues se prevé que funcione como un parque, con arbolado y bancos.

«Hemos tardado mucho, pero tenemos un proyecto integral», destacaba Mariví Monteserín, que añadía: «Contribuiremos a crear un espacio nuevo, un parque público, un equipamiento de esparcimiento, para la acogida de los animales abandonados. Un espacio de ocio, atractivo para la zona». En palabras de su homóloga castrillonense, Yasmina Triguero, «las mascotas son esenciales para las personas». Y con esta premisa, tratarán de promover iniciativas que profundicen en esa relación, en el ámbito de la educación, incluso de la salud. «Tenemos que pensar de forma integral -recalcaba Triguero-. Más allá de acoger a unas mascotas por un tiempo, se pueden desarrollar actividades de terapia con animales, pueden aparecer infinidad de proyectos».

Con los trámites, períodos de exposición pública y alegaciones, las obras podrían ponerse en marcha en la segunda mitad del 2018.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos