Un perturbado causa alarma en Avilés

Secuencia. Captura de imágenes de un vídeo grabado por los vecinos en el que se ve al individuo cortar el tráfico, lanzar una bicicleta y arremeter contra un bar. ::VÍDEO ENVIADO POR ALBERTO VIOR

Los clientes de un bar tuvieron que atrincherarse en su interior ante el lanzamiento de sillas y ceniceros de la terraza, además de dañar otros locales y cortar el tráfico

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

Los clientes de un bar próximo a la plaza del Vaticano, en la calle del Doctor Graíño, vivieron una situación de alarma -en algunos casos de pánico- en la mañana del pasado lunes. Un individuo fuera de sí arremetía contra la terraza y la luna de entrada mientras profería gritos e insultos contra los clientes, a quienes se enfrentó. El hombre, de origen marroquí, lanzaba los taburetes, ceniceros y cuantos objetos encontraba a su paso contra las fachadas, tanto del establecimiento hostelero como de otros comercios cercanos, donde causó importantes daños.

Ante esa situación, la responsable del bar decidió cerrar sus puertas con los clientes dentro y atrincherarse mientras esperaban la llegada de la Policía Nacional. El perturbado, lejos de cesar en su actitud violenta, invadió la calzada de la calle del Doctor Graíño en varias ocasiones, hasta el punto de tumbarse boca arriba sobre la carretera, para asombro de los conductores que transitaban en ese momento por la zona. Muchos de ellos se detuvieron ante la incertidumbre sobre las verdaderas intenciones del individuo. Otros aprovecharon sus idas y venidas desde la acera al centro de la calle para acelerar y acceder a la rotonda. En uno de esos viajes llegó a coger una bicicleta y la lanzó primero contra la calzada, y más tarde contra una fachada.

Además, mientras estaba tendido en el suelo para cortar el tráfico no dejaba de gritar insultos y otras consignas, y llegó a quitarse los zapatos y lanzarlos sobre la acera.

Había sido expulsado antes de El Carbayedo por la Policía y fue ingresado en el hospital

La alarma duró unos minutos, hasta que dos patrullas de la Policía Nacional se presentaron en las inmediaciones de la plaza del Vaticano para reducir al hombre. Posteriormente lo trasladaron al Hospital San Agustín, donde recibió tratamiento para reducir su estado de excitación. Testigos presenciales expresaron ayer su sorpresa por la fuerza que exhibía y aseguraron que presentaba, entre otros, síntomas de embriaguez.

Mientras, los vecinos de los edificios más próximos a la plaza del Vaticano observaban atónitos desde sus balcones y ventanas lo que estaba sucediendo. Según algunos testigos, el ciudadano marroquí habría protagonizado un altercado previamente en un bar de El Carbayedo. Tras consumir «unas cervezas» se habría ido sin abonar la cuenta. El dueño del bar llamó a la Policía Nacional, que acudió a la zona y expulsó al individuo hacia las proximidades de la plaza del Vaticano. Una vez allí y sin dudarlo un momento, buscó el bar más próximo, donde protagonizó los episodios más violentos de su intensa jornada.

Fotos

Vídeos