Pilar Varela defiende durante casi cinco horas el «impecable» cambio de gestión del agua

Pilar Varela defiende durante casi cinco horas el «impecable» cambio de gestión del agua
Mariví Monteserín y Pilar Varela, exalcaldesa de Avilés y consejera de Servicios y Derechos Sociales, en la sala antes del inicio de las comparecencias. / MARIETA

La exalcaldesa y actual consejera sostiene ante la comisión que «algunos concejales se comportan como jueces y quieren hacer aquí lo que se hace en los juzgados»

José Fernando Galán
JOSÉ FERNANDO GALÁNAvilés

La exalcaldesa y actual consejera de Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela, defendió ayer en la comisión de investigación del agua el «impecable» proceso que hace nueve años, cuando era alcaldesa de la ciudad, desembocó en la designación mediante concurso público de Aquagest como socio privado del Ayuntamiento en Aguas de Avilés, la sociedad mixta que gestiona el abastecimiento y saneamiento en el municipio.

Durante su larga comparecencia, casi cinco horas en las que respondió a unas setenta preguntas ante la comisión municipal que investiga supuestas irregularidades en el proceso y en el desarrollo de la actividad, incidió en que Avilés no figura en ninguna de las causas judiciales abiertas contra Aquagest y en que los seis representantes de la empresa en el consejo de administración de la sociedad y los exconcejales que están siendo investigados habrían actuado en un ámbito ajeno al municipal.

«Llevo años explicando siempre lo mismo, para quien quiera oír todo está clarísimo»

«Mientras no diferenciemos eso no vamos a ser capaces de valorar en su justo término qué significa haber cambiado un modelo de gestión. Lo que sucede es que algunos concejales se comportan como jueces y quieren hacer aquí lo que se hace en los juzgados, que es donde los investigados tienen que dar explicaciones partiendo siempre de la presunción de inocencia. Dejemos que los jueces hagan su trabajo, los políticos solo tomamos decisiones políticas», añadió.

Varela se refería a los exconcejales Miguel Ángel y Elena Villalba, ambos de la extinta Asia, y Carmen Vega, del PP, y a Joaquín Aréstegui, su marido y expresidente de la junta local de este último partido. Los cuatro están siendo investigados en juzgados de Avilés y Lugo por presunta corrupción vinculada a la trama Aquagest, de ámbito nacional, sin que al menos hasta la fecha Aguas de Avilés o el Ayuntamiento figuren en causa alguna.

Al igual que hicieron el miércoles seis exconsejeros de Aquagest en el consejo de administración de Aguas de Avilés igualmente investigados, ninguno de ellos acudió ayer a declarar. Además de Varela, solo se presentaron los concejales Luis Ramón Fernández Huerga, portavoz socialista, y el no adscrito Constantino Álvarez, exedil del PP, a la postre los únicos que tenían la obligación de hacerlo.

«Las denuncias fueron desestimadas y hace dos años ya se celebró una comisión técnica»

Varela acudió por voluntad propia. «Esta comisión me parece innecesaria. Los pliegos se analizaron por activa y por pasiva, las denuncias interpuestas en su día por IU y por una plataforma fueron desestimadas, y hace dos años se constituyó una comisión técnica que no encontró el menor indicio de una posible irregularidad. He venido porque tengo la obligación moral de dar todas las explicaciones. Llevo años dando siempre las mismas sobre el proceso, sobre el control de las obras y sobre la contratación de personal, y para quien quiera oír está clarísimo. Todo se ha hecho de forma transparente y dentro de la más absoluta legalidad, y Aguas de Avilés está gestionando muy bien el servicio».

La exalcaldesa se remontó a 2007, año en que el PSOE formó gobierno en coalición con Izquierda Unida, el partido que ha impulsado la comisión del agua con el apoyo de Somos y Ganemos. La coalición aprecia posibles irregularidades tanto en los pliegos que rigen la concesión, que permite a la empresa subcontratar obras directamente, y sobrecostes en la ejecución que vincula con el denominado caso Aquagest

«Modificar el modelo de gestión del agua formaba parte del pacto. IU quería una empresa pública, pero al mismo tiempo entendía que el PSOE tuviese otro planteamiento. Se creó una comisión de estudio que se decantó por una empresa mixta en la que el Ayuntamiento tuviese el control de todas las obras, porque constituir una con capital íntegramente municipal resultaba imposible. No teníamos dinero, y estábamos en un plan económico financiero», explicó Varela.

Álvarez y Huerga

Las comparecencias de Constantino Álvarez y de Luis Ramón Fernández Huerga fueron mucho más breves, menos de una hora cada uno. «A mí me preguntaron en qué consistió mi participación en el proceso de adjudicación y si volvería a tomar la misma decisión. Respondí que sí, porque fue acertada», manifestó el concejal no adscrito, que defendió abiertamente la labor que realiza Aguas de Avilés. «El servicio ha mejorado de forma notable, y sin subir la tasa más allá del IPC. Antes del cambio de modelo había muchas averías y reventones que en ocasiones dejaban sin suministro a barrios enteros durante horas o incluso días. La solución era abastecerlos con una cuba, y esa imagen ya no se ve».

En el aspecto económico, recordó que la empresa abonó un canon de 37 millones de euros. De tal cantidad, señaló, «veinte se destinaron a reducir la deuda municipal y los diecisiete restantes a inversiones. La media hasta la fecha es de un millón por año, cantidad que en ningún caso el Ayuntamiento habría podido asumir si el servicio continuase íntegramente en sus manos, salvo fuerte subida de impuestos o del endeudamiento».

En cuanto a las posibles irregularidades que observan IU, Somos y Ganemos, «intenté dejar claro que los investigados, o bien lo son a título personal o bien pertenecen a otras corporaciones, y en el caso de los ex consejeros su actividad estaba mucho más relacionada con la matriz que con Aguas de Avilés. El proceso de adjudicación fue limpio, transparente y muy positivo para la ciudad». Álvarez recordó por último que el cambio de modelo «se aprobó en el Pleno por mayoría aplastante, veintitrés votos a favor y dos en contra. Y en el caso del grupo municipal PP, del que entonces yo era su portavoz, no tenía directriz alguna ni recibió la menor presión por parte de nadie. Tomamos la decisión que planteaban los técnicos».

Fernández Huerga considera que la sesión de ayer «demostró una vez más que esta comisión es innecesaria y responde únicamente a intereses políticos, a la estrategia de acusación permanente que desde hace muchos años mantiene IU a la que se han sumado Somos y Ganemos. Los pliegos y la adjudicación se realizaron de forma impecable», adjetivo que también utilizó para definir la labor de Aguas de Avilés. El portavoz socialista subrayó por último «la actitud de Pilar Varela, que se ha presentado voluntariamente a una comisión y respondió de forma contundente y solvente a todas las preguntas».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos