«Era un hombre entregado a sus hijos»

«Era un hombre entregado a sus hijos»

Familiares y amigos despiden en Pillarno al hombre que falleció tras caer por una barandilla en Piedras Blancas

S. G.

La iglesia de San Cipriano de Pillarno se llenó esta tarde de familiares y allegados para dar el último adiós a Nicolás F. Pérez, que fallecía la madrugada de ayer tras caer por una barandilla desde una altura de tres metros en la calle José Fernandín de Piedras Blancas. La misa funeral estuvo protagonizada por la emoción de sus familiares y amigos, que no pudieron reprimir las lágrimas durante la homilía del párroco.

Muchos de los allegados tuvieron que seguir el responso desde la entrada a la iglesia o bien desde su plaza ya que se abarrotó en pocos minutos. Las muestras de cariño se repitieron también a la salida de la misa, donde les esperaban más conocidos para darles el pésame. «Estamos en estado de shock aún no nos creemos la noticia», decían. De Nicolás Pérez dicen que «era un hombre entregado a sus hijos, en especial a la pequeña». Precisamente muchos de los presentes estaban allí por ellos. Tanto el fallecido como su hija pequeña eran amantes de la equitación, que ella practica en el Centro Ecuestre de El Forcón, que mostró sus condolencias con mensajes en las redes sociales y a través de una corona.

Tras la misa en Pillarno, a la que asistieron también los padres del fallecido, vecinos de Romadorio, el cuerpo sin vida fue enterrado en el Cementerio de La Carriona, en Avilés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos