Pirotecnia Pablo prepara una «apoteosis blanca y azul» en los fuegos artificiales

Pondrán pasado mañana, lunes, a la medianoche, el colofón a las fiestas de San Agustín

M. P. AVILÉS.

Desde Pirotecnia Pablo, la empresa de Cangas del Narcea encargada de nuevo este año de los fuegos artificiales que pondrán pasado mañana, lunes, a la medianoche, el colofón a las fiestas de San Agustín, preparan «una apoteosis blanca y azul». Luz, color y mucho ruido durante los 15 minutos que está previsto que dure el espectáculo pirotécnico. Serán un total de 1.528 artificios los que se lanzarán, como es habitual, desde la margen derecha de la ría, en la dársena de San Agustín. Y lo harán en 980 secuencias, controladas con los últimos medios digitales.

El espectáculo hará guiños a los principales referentes de la ciudad, como el Centro Niemeyer. En los 900 segundos por los que se prolongará, mezclando efectos tanto aéreos, como terrestres y acuáticos, algo que permiten las características del entorno, con los muelles y la ría.

Algunos de los efectos visuales que han preparado desde Pirotecnia Pablo, responsable este año de los fuegos de Begoña, en Gijón, o hace unos días, de San Timoteo, en Luarca, van desde átomos a crisantemos, campanillas, cracker, huevos de dragón e incluso volcanes.

El ruidoso colofón lo pondrá la traca final, que estará inspirada en la apoteosis sonora de la descarga de Cangas.

Se ha previsto un plan especial de seguridad y emergencia durante los fuegos, que movilizará a 91 personas y al menos 26 vehículos, a sumar entre los efectivos de la Policía Local, la Nacional, la Portuaria, Bomberos, así como asistencia sanitaria, limpieza viaria, retén del servicio eléctrico, de aguas de Avilés y el personal de seguridad del Centro Niemeyer.

La circulación quedará prohibida a partir de las 23.30 horas de la noche del lunes por la calle de El Muelle y la avenida de los Telares, así como la avenida del conde de Guadalhorce, hasta la finalización de los fuegos.

Fotos

Vídeos