El plagio y la dificultad de demostrarlo

Visi López del Riego, ayer, durante su intervención en el palacio de Camposagrado. /  MARIETA
Visi López del Riego, ayer, durante su intervención en el palacio de Camposagrado. / MARIETA

La especialista Visi López del Riego explica la «delgada línea» sobre la que se mueven conceptos como las ideas y la inspiración

C. DEL RÍO AVILÉS.

Visi López del Riego, licenciada en Derecho por la Universidad de Oviedo y especialista en propiedad intelectual y legislación cultural, advirtió ayer en la Escuela de Arte, en el Palacio de Camposagrado, que la dificultad para demostrar un plagio «es siempre un problema de prueba» porque, «a no ser que nos estemos hablando de editoriales grandes o autores conocidos, la gente no llega a dar el salto a los juzgados», entre otras cosas porque en «el plagio, la inspiración y el mundo de las ideas la línea es bastante delgada». Al menos de momento porque, según explicó, se está trabajando en una nueva regulación de esta materia, en la que «se va a matizar mucho más».

La Asociación de Diseñadores Gráficos de Asturias (AGA) invitó ayer a López del Riego y a Ana Luisa Escalante, responsable de la oficina de Depósito Legal del Principado de Asturias, a hablar sobre sus respectivas especialidades en el Palacio de Camposagrado. Antes de comenzar su intervención, López del Riego Campo aclaró que la propiedad intelectual está «en continuo movimiento» y señaló que la «mala prensa» que tiene, debido a las actuaciones de algunas entidades de gestión, representa en realidad «a una parte muy, muy pequeña de lo que es la propiedad intelectual, algo que atañe a todos los artistas, a los autores y diseñadores y que deberían conocer un poco más para reclamar todos los derechos».

La irrupción de internet supuso la «revolución total» y obligó a la legislación a adaptarse al entorno digital y virtual que, «actualmente, es la base de todo».

Ana Luisa Escalante informó sobre el depósito legal y sus objetivos

Respecto a la utilización de fotografías de terceros, recomendó pedir permiso, citar autoría y no alterar la obra. «Respetando esas tres cosas, se puede hacer un uso relativamente amplio de las fotografías porque, normalmente, lo que circula por internet está todo bastante liberalizado, salvo que el fin sea una explotación comercial», explicó.

Ana Luisa Escalante trató de arrojar luz sobre un concepto bastante desconocido a pesar de estar reflejado con un número en multitud de publicaciones: el depósito legal. Aclaró que es una «institución jurídica que pretende que toda la bibliografía y toda clase de soporte en la que haya una información que se vaya a difundir quede archivada». «Su afán es de archivo y conservación» e incluye gran variedad de material (libros, carteles, folletos, programas de mano, tarjetas, CD), «prácticamente todo lo tangible que vaya a ser difundido».

En Asturias se guarda en «tres sótanos inmensos» en la Biblioteca Pérez de Ayala, en Oviedo, en los que de momento no hay problema de espacio. Se guardan cuatro ejemplares de libros, folletos, hojas sueltas, dípticos o trípticos, tres de las obras sonoras, y dos de algunas obras muy específicas como las postales. La mitad de ese material se envía a la Biblioteca Nacional de Madrid. Calculó que aproximadamente un 60& del material eran obras de diseño gráfico, cartelería principalmente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos