IU plantea crear una renta social para aprobar las cuentas de 2018

Los concejales de IU junto al coordinador de la coalición y el secretario de organización. / MARIETA
Los concejales de IU junto al coordinador de la coalición y el secretario de organización. / MARIETA

La coalición también fija como condición básica la renuncia a cualquier tipo de privatización de servicios durante el próximo ejercicio

F. DEL BUSTO AVILÉS.

Suspender la privatización de servicios municipales durante 2018 y crear una renta social local. Son las dos condiciones básicas que Izquierda Unida planteó ayer para alcanzar un acuerdo presupuestario con el PSOE. Sin ellas, la coalición no apoyará las cuentas de 2018, según avanzó su coordinador local, Juan José Fernández. «Son las bases mínimas para un acuerdo. Haremos más propuestas, pero si no se aceptan estas condiciones, no habrá ningún pacto presupuestario».

El rechazo a la privatización de servicios no es nuevo en IU, según recordó su portavoz municipal, Llarina Moreno, y se mantiene como una premisa «irrenunciable» para la coalición.

La novedad es la creación de la renta social municipal que complementaría la ayuda del salario social autonómico y para aquellas personas cuyos ingresos fuesen precarios, explicó la portavoz del grupo municipal. «Es la nueva figura del trabajador pobre», aseveró Llarina Moreno.

«Estas condiciones son los mínimos para alcanzar un acuerdo» asegura el coordinador

En su propuesta, el objetivo es asegurar unos ingresos mínimos de 665 euros al mes para una persona que viva sola, aunque la ayuda variaría según el número de integrantes de la unidad familiar. Las primeros estimaciones de IU es que se necesitaría un millón de euros para financiar esta medida.

La coalición reconoció su inspiración en Gijón para esta propuesta, destacando el éxito en su inicio. «Si Foro la asumió, el PSOE también puede respaldarla como base para un acuerdo de izquierdas en la ciudad», afirmó Juan José Fernández.

Al igual que en Gijón, el dinero no se entregaría directamente a las familias, sino que éstas recibirán una tarjeta prepago con la cantidad recibida. Su importe se podría gastar en comercio de la ciudad en diferentes sectores, desde textil a reparaciones del hogar o alimentación. Para ello se firmaría un acuerdo con la Unión de Comerciantes de Avilés y Comarca. «De esta manera, además de mejorar las mecanismos de protección social, contribuimos a hacer ciudad, a hacer barrio favoreciendo el consumo en el comercio de proximidad», destacó Llarina Moreno.

Desde Izquierda Unida se confía en que el PSOE busque un acuerdo presupuestario antes de confiar en la moción de confianza, un instrumento legal que, según Juan José Fernández, representaría «un fracaso del gobierno y de la ciudad, sería aprobar un presupuesto con ocho de veinticinco concejales».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos