La plantilla del Centro de día Ría de Avilés denuncia los ajustes de Eulen

Los trabajadores alertaron sobre la situación del Centro de Día Ría de Avilés tras el despido. /  MARIETA
Los trabajadores alertaron sobre la situación del Centro de Día Ría de Avilés tras el despido. / MARIETA

El despido de una trabajadora deja sin efectos las mejoras anunciadas por la adjudicataria, aseguran los trabajadores

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

La plantilla del Centro de Día Ría de Avilés protagonizó ayer una concentración ante el equipamiento situado en El Carbayedo para denunciar los ajustes de personal que ha comenzado a aplicar la empresa Eulen, que el pasado diciembre se hacía con la adjudicación. Los trabajadores contaron con el apoyo de representantes de los grupos municipales de Somos, Izquierda Unida y Ganemos.

El centro de día atiende a 28 personas, que acuden de diez de la mañana a cinco de la tarde. Todos ellos sufren Alzeheimer en diferentes grados. Hasta el pasado mes de diciembre eran atendidos por un psicólogo, seis auxiliares a jornada completa para la atención completa de los enfermos, una terapeuta ocupacional y una enfermera que acude entre dos y tres días por semana. Además, existía un séptimo auxiliar para cubrir descansos y otras tareas, según explicó Ramón Alcántara, portavoz de la plantilla del centro. Este equipo es contratado a través de un concurso. Además, el centro dispone de una directora que es personal del Principado de Asturias.

El pasado mes de diciembre se produjo la renovación del contrato. La nueva empresa, Eulen, logró la adjudicación gracias a la puntuación lograda en el apartado de mejoras del servicio. La obligación de subrogar a la plantilla limita mucho el margen económico.

La directora del centro ya ha informado a la Consejería de Servicios y Derechos Sociales

La baza de la compañía, según desveló ayer Alcántara, era el compromiso de contratar a un nuevo auxiliar a jornada completa. Además, mantenía el auxiliar de refuerzo.

«Para el centro es una propuesta muy buena, pues permite mejorar la calidad de la atención y personalizar las terapias», explicó Alcántara.

El pasado diciembre, Eulen, que ayer declinó hacer cualquier declaración, realizó la contratación. Sin embargo, la semana pasada, el día 4 de enero, comunicó el despido de uno de los refuerzos «asegurando que no les cuadran los números y no pueden aplicarlo». De esta manera, la plantilla regresaba a la situación previa a la adjudicación.

La directora del Centro ya ha comunicado lo sucedido a sus superiores de la consejería de Servicios y Derechos Sociales. Mientras, los trabajadores temen encontrarse ante el inicio de una cadena de ajustes y reclaman que se cumplan las condiciones de la adjudicación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos