Avilés aprueba el Plan Especial de Mejora del Casco Histórico

Recreación de un tramo de muralla. /LVA
Recreación de un tramo de muralla. / LVA

El acuerdo ha salido adelante con los votos del PSOE, PP, Ciudadanos y los concejales no adscritos

Y. DE LUIS AVILÉS

El Pleno municipal de Avilés ha dado su visto bueno a la aprobación definitiva del Plan Especial de Mejora del Casco Histórico. Al final, el proyecto del equipo de gobierno socialista ha contado con el apoyo de los grupos del Partido Popular, Ciudadanos y los concejales no adscritos, con la ausencia de la concejala popular Ana Bretón y del no adscrito Constantino Álvarez por intereses personales. Somos votó en contra e IU se abstuvo en la votación. A partir de ahora se abre un nuevo periodo de exposición pública previo a la entrada en vigor del planeamiento.

La principal novedad del plan con respecto a sus planteamientos anteriores es la exclusión de la casa-palacio de Carlos Lobo, que albergará apartamentos turísticos. La propiedad ya ha solicitado licencia para su rehabilitación, recuperando así un proyecto que data del año 2008, si bien entonces la intención era construir un hotel. Ante esta situación, y con el fin de agilizar la tramitación, el inmueble ha quedado fuera del Plan Especial de Mejora y Reforma Interior del Casco Histórico.

También ha quedado al margen el proyecto que prevé desarrollar un equipamiento privado en la parcela del edificio protegido conocido como 'Los 7 enanitos', en la calle de Palacio Valdés, concediendo un incremento de edificabilidad en la parte trasera de la parcela. Se tramitará en el marco de una modificación del Plan General de Ordenación Urbano (PGO), siguiendo así las consideraciones de la CUOTA, que también impone incorporar al plan un listado de los propietarios de los bienes afectados, una memoria de viabilidad y tramitar en un expediente independiente la modificación del Catálogo Urbanístico.

Como su nombre indica, el objeto del plan es mejorar el casco histórico, posiblemente el de mayor valor de Asturias y principal atractivo turístico de la ciudad. La piedra angular es recuperar parcialmente un tramo de la muralla medieval en el entorno de las calles de El Muelle en su confluencia con La Muralla, Los Alfolíes y Las Alas, de la capilla homónima y de la iglesia de San Antonio de Padua (antiguos padres Franciscanos), desnudando su ábside y abriendo un tránsito peatonal a su alrededor. La actuación requiere que terrenos privados pasen a ser de titularidad pública, traspaso que se realizaría mediante compensaciones a sus propietarios.

También prevé ordenar el primer tramo de la calle de Las Alas, obteniendo un equipamiento público vinculado al edificio de servicios del Principado, nueva edificación residencial y un aparcamiento público bajo rasante con acceso desde la calle de Jovellanos, ampliar la plaza de José Martín, conectándola con una edificación colindante y comunicar el parque de El Muelle con el espacio posterior de la capilla de Las Alas, a día de hoy 'ciego'.

Ya en otros puntos de la ciudad proyecta abrir un nuevo pasaje de acceso al parque de Ferrera a la altura de los números 20-22 de la calle de Rivero, con el añadido de que el Jardín Francés pasaría de ser privado a espacio libre público, restaurar el edificio protegido situado en el número 22 de la calle de Galiana, eliminar, mediante el derribo de ruinas y la alineación de fachadas, el 'martillo' que se forma en el tramo de Marcos del Torniello comprendido entre los números 16 y 31, a la altura de la plaza del Carbayo, y rehabilitar los dos edificios, ambos en estado ruinoso, que ocupan la esquina de las calles Emile Robín y la avenida de Los Telares.

En el Pleno también se ha aprobado el catálogo urbanístico, con el voto a favor de todos los grupos municipales, excepto Ganemos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos