Polémica en la Junta General por la ubicación de la estación del Matadero

Podemos rechaza que se traslade y el consejero Fernando Lastra responde que no cumple las disposiciones de la normativa

RAMÓN MUÑIZ OVIEDO.

Polémica en el parlamento regional a cuenta de la estación de Matadero, la única base pública de medición del aire de España que siempre arroja valores de contaminación por micropartículas PM10 por encima de lo permitido. Está al lado de la ITV y recibe emisiones de Alcoa, Saint Gobain, ArcelorMittal, Asturiana de Zinc y Asturiana de Fertilizantes, además de las que genera el movimiento portuario de graneles como el carbón.

El Principado lleva años defendiendo que la instalación no cumple los parámetros como para considerarla en la red pública, algo que ayer reprochó Héctor Piernavieja, diputado de Podemos. «Hay cientos de trabajadores en la zona, no entendemos como solución que se mueva de sitio. Si hay una estación que da datos elevados, lo que hay que ver es qué medidas tomamos para que bajen; abandonen la idea de cambiarla de sitio», espetó.

«No podemos hacer trampas», respondió el consejero de Medio Ambiente, Fernando Lastra. La estación «está mal porque no cumple las disposiciones de la normativa, no mide la calidad del aire de la población residente», argumentó. Por su ubicación, los valores que arroja se corresponderían con «una situación laboral, y la regulación ambiental para una actividad laboral es otra», recordó. De exigir a las empresas que sus niveles de emisiones estuvieran por debajo de lo que se requiere a las zonas urbanas «estaríamos en una situación inaceptable, no habría industria posible».

La Ley establece que el cumplimiento de los valores límite para la protección de la salud humana no se evaluará en emplazamientos situados en zonas en las que no existan viviendas permanentes, tal como ocurre en la estación de Matadero. ¿Por qué a pesar de ello la estación se mantiene en el lugar? Básicamente porque los técnicos del Ministerio de Medio Ambiente, encargados de velar por el cumplimiento de la directiva, se han opuesto a su traslado. Tal postura contrasta con la expresada por la ministra Isabel García Tejerina hace dos semanas en el Congreso de los Diputados. Allí dijo que «en Avilés el medidor del aire está mal ubicado» y anunció que solicitaría el visto bueno de la Comisión Europea para autorizar su traslado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos