La Policía Nacional se refuerza en Avilés con cinco agentes en prácticas

R. A. AVILÉS.

Después de años de una escasez palmaria de agentes en la comisaría de la Policía Nacional en Avilés, el Ministerio ha dado un respiro y este mes se han incorporado cinco nuevos agentes, si bien lo harán únicamente de forma temporal, ya que se trata de policías en prácticas. Estarán en Avilés durante un año y supondrán, sin duda, un balón de oxígeno para una comisaría que cuenta con un déficit que ronda los 25 agentes.

Su llegada podría servir para tener una mayor presencia policial en las calles. Según la Alternativa Sindical de Policía, la falta de personal está haciendo que, la mayor parte del tiempo, solo puede desplazarse un coche 'zeta' a un aviso, que puede ser reforzado por un tercer agente en un segundo vehículo. «Si a un veterano le acompaña uno en prácticas, podrían movilizarse hasta tres 'zetas', apunta Miguel Ángel López, responsable del sindicato en Asturias.

Lo que destacan los sindicatos es, además, el cambio del clima laboral que se ha producido en la comisaría avilesina desde que llegó el nuevo responsable, José María Esteban Corral, que a principios de año sustituyó a su jubilación a Agapito Pérez.

En los últimos años había un ambiente tenso, motivado sobre todo por los cambios en los turnos habituales de los policías, lo que llevó a que más de una decena de ellos coincidieran de baja laboral. A este malestar se sumaron otros cambios organizativos, como la supresión de la Unidad de Estupefacientes o el traslado de la centralita del 091 a Oviedo. «Ahora es una balsa de aceite», asegura la ASP.

Fotos

Vídeos