«No me considero ningún héroe»

«No me considero ningún héroe»
El agente que rescató a las jóvenes en Salinas, ayer en Oviedo / PIÑA

El policía nacional que salvó a dos chicas de morir ahogadas en Salinas asegura que «si no llego a estar allí, ahí se quedan»

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Repite una y otra vez que no se considera «ningún héroe» pero su hazaña salvó a dos jóvenes que practicaban surf en la playa de Salinas de morir ahogadas. Se trata del agente de la Policía Nacional que en la tarde del martes se lanzó al mar sin dudarlo en una de las zonas «más peligrosas» de la playa de El Espartal. Vecino de Salinas y destinado a la Jefatura Superior de Policía de Asturias, reconoce que un cúmulo de circunstancias favorables impidió una tragedia. Ayer, su teléfono y sus redes sociales se hacían eco de la hazaña y las felicitaciones eran constantes para este policía que atendió a EL COMERCIO en la comisaría de la capital asturiana. Por motivos profesionales, el agente prefirió mantener el anonimato.

Aficionado al surf y experto en pesca submarina, la tarde del martes no se le olvidará fácilmente a este agente que lleva una década en el Cuerpo Nacional de Policía. «Bajé con mi familia a dar un paseo a la playa y dio la casualidad que me puse a mirar cómo estaba el mar para planificar el fin de semana», relata. «Vi a dos personas en El Espartal, que es una zona donde va la gente que sabe bien hacer surf». En ese momento no se le pasó por la cabeza que pudieran estar en peligro. «Veía que estaban levantando los brazos, como saludando y llegué a pensar que estaban posando para algún reportaje fotográfico», recuerda el agente.

Atrapadas en la corriente

Todo cambió cuando él mismo decidió bañarse. «Vi que había resaca y que las dos chicas continuaban agitando los brazos, no había olas y me di cuenta de que estaba pasando algo». Su instinto y sus conocimientos surfistas hicieron el resto. «Entre la corriente que había, la resaca y cómo estaba el mar, ya no dudé de que algo pasaba y que se habían quedado atrapadas en la corriente».

Consciente del peligro que entrañaba la resaca lo primero que hizo fue comentarle la situación a una chica que se encontraba en la playa. «Le dije que llamase al 112 y al helicóptero de salvamento porque se iban a ahogar. Yo solo pensaba en el momento exacto para poder acercarme porque por mucho que sepas nadar te puedes ahogar fácilmente. El mar quiere valientes y te puede llevar en cualquier momento».

«No paraba de repetir que su amiga se estaba ahogando, estaba muy nerviosa»

El momento propicio para lanzarse lo encontró en una ola que hizo que una de las chicas pudiese impulsarse y nadar hacia donde se encontraba el policía. «Pude sacarla pero estaba muy nerviosa y no paraba de repetir que su amiga se estaba ahogando». Una vez a salvo en la orilla, el agente cogió la tabla de la joven y se lanzó a por su amiga. «Con la tabla todo fue más fácil, actúa como una boya. Remé, llegué hasta ella y la saqué. La chica estaba extasiada, se había quedado sin fuerzas». El policía quita hierro al asunto y asegura que no se lo pensó dos veces. Actuó «tranquilo» porque en esos momentos «solo piensas en que hay que llegar y sacarlas, nada más. Sacas fuerzas de donde sea. Yo solo buscaba el momento que se acercaran hacia mí y no se las volviese a llevar la corriente».

El rescate de las chicas fue rápido y finalmente no hizo falta la actuación del helicóptero de salvamento. Sí se personaron varios agentes de la Policía Local de Castrillón que atendieron a las jóvenes. «Se llevaron un buen susto porque llegaron a pensar que se ahogaban».

Las dos, una madrileña y otra extranjera, habían alquilado las tablas de surf en unos de los negocios que proliferan por la playa de Salinas. Ninguna de ellas tenía experiencia en la materia. «Si yo no estoy allí, ahí se quedan pero no me considero ningún héroe», incide el agente. Como aficionado al surf sabe que para practicar este deporte se necesita una buena condición física. «Es más duro que cualquier otro deporte, no es subirte a la tabla y ya está. Requiere fuerza física porque te puedes bloquear por el cansancio y no lograr remar». Por este motivo insiste en que es necesario que la gente tenga unas nociones básicas: «Si no sabes hacer surf, primero ve a una escuela especializada», recomienda. Eso y aplicar el sentido común porque «cuando la mar está así, con esa corriente, no te puedes meter en ella».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos