Policías nacionales reivindican la equiparación salarial con otros cuerpos

Agentes de la Policía Nacional rompen sus carnés de sindicato ante la concentración que tuvo lugar ayer delante de la comisaría. / MARIETA

Agrupados en Jusapol, recriminan a los sindicatos su separación de las bases y advierten de que la movilización acaba de empezar

C. DEL RÍO AVILÉS.

«¿Dónde estáis?». Fue la pregunta que ayer lanzó medio centenar de agentes del Cuerpo Nacional de Policía en Avilés a los sindicatos mayoritarios en una concentración frente a la comisaría de Río San Martín en la que exigieron la equiparación salarial con las policías locales y autonómicas, cuyos agentes pueden cobrar, de media, entre trescientos y quinientos euros más al mes, según explicaron. Algunos afiliados exhibieron, además, su desapego hacia los sindicatos mayoritarios del cuerpo cortando sus carnets de afiliados. Una escenificación que representa las bajas que, al parecer, se están produciendo.

La demanda no es nueva, pero ha sido desempolvada por la recién creada asociación de ámbito nacional Jusapol (Justicia Salarial Policial) ante la separación que parece haber entre los sindicatos y los afiliados de base. «La situación es de descontento. Ha sido algo gradual en el tiempo. No nos sentimos representados con la fuerza necesaria y han perdido poder de convocatoria», explicó Mario Villaveirán, miembro del SUP y convertido en portavoz de los manifestantes.

Ahora esperan mostrar su capacidad de movilización en las dos próximas convocatorias organizadas, el próximo 28 de septiembre ante la Delegación de Gobierno y el 6 de octubre, en una concentración nacional en Madrid. En función de la respuesta, decidirán la hoja de ruta. Son conscientes de que la representación oficial sigue perteneciendo a los sindicatos, pero su intención es «darle cuerpo legal a Jusapol para que nuestras acciones sean tenidas en cuenta y lleguen hasta el Gobierno».

Medio centenar de agentes rompieron ayer sus carnés sindicales en una concentración

Los simpatizantes de Jusapol dan así un paso al frente después de que el pasado 15 de septiembre invitaran a una mesa de trabajo en Palencia a todos los partidos políticos y sindicatos de las fuerzas y cuerpos de seguridad, a la que no asistieron los cincos mayoritarios «y sí todos los de la Guardia Civil».

El sueldo base de un policía es muy variable en función de la categoría y los complementos por destino. Un agente de base puede rondar los 1.600 mensuales brutos, «imposible para vivir si te mandan, como nos ocurre cuando aprobamos las oposiciones, a cualquier provincia en la que carecemos de infraestructura familia y residencial y tenemos que partir de cero». Respecto a la formación y competencias, «se nos pide más para todo y se nos da menos». Mario Villaveirán confía en una respuesta positiva a sus reclamaciones puesto que el «contento policial repercute en una mejor colaboración y desempeño de la función pública».

Fotos

Vídeos