El Polo del Acero avanza en cooperación en investigación

Alumnos y profesores del primer programa formativo del Polo del Acero. /  MARIETA
Alumnos y profesores del primer programa formativo del Polo del Acero. / MARIETA

Un plan formativo para técnicos de las empresas y centros tecnológicos permite iniciar un proyecto conjunto de I+D+i y se avanza en otros dos

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

La jornada de clausura de la primera edición del programa de formación del Polo del Acero sirvió ayer por poner de manifiesto el avance en cooperación empresarial de este cluster para el desarrollo de nuevos proyectos. Los responsables del ITMA, el centro Global R&D de ArcelorMittal y de las empresas Asturfeito, Idesa e Hiasa coincidieron en que el futuro debe seguir ese camino para que las empresas asturianas del sector metalmecánico sean cada vez más competitivas.

El programa formativo Caldia 'Envueltos en el Acero' reunió a 45 técnicos de las distintas compañías y los dos centros de investigación que conforman este polo, que ayer recibieron sus diplomas tras finalizar el curso. Con él se pretendía dotar de conocimientos de todo el proceso productivo a estos jóvenes, un aspecto que se echaba en falta en las empresas. Pero además, se quería establecer espacios de encuentro para la cooperación y fruto de ello fueron los seis proyectos de investigación para mejorar el producto final que las empresas ponen en el mercado.

De momento, al menos la mitad de las ideas de investigación que han surgido de este programa formativo se están analizando, de hecho una de ellas ya está en marcha, la que viene a completar el trabajo desarrollado en el centro de ArcelorMittal para crear un nuevo carril bainítico que mejorará el convencional que se coloca actualmente en los tendidos ferroviarios. La investigación liderada por Daniel Galán tratará de establecer el tipo de soldadura luminotérmica que se aplicará sobre este nuevo carril. Además, se están preparando las bases para el desarrollo de otras dos, una de ellas, encabezada por Itziar Galán, que trata de mejorar el comportamiento de las uniones de soldadura de chapa gruesa bajo el agua, con aplicación en piezas que salen de Avilés; y la tercera investigará sobre un nuevo sistema tubular que permitiría reducir el peso de los vehículos.

Los otros tres trabajos presentados por Carlos Suárez, Rodrigo Serrano y Óscar Pérez abordan aspectos como la creación de un modelo estadístico para optimizar el proceso siderúrgico reduciendo la tasa de rechazo, el diseño de una aleación a base de hierro para fabricación aditiva y establecer un recubrimiento para mejorar el acero usidor.

Los directores del curso José Manuel Artime, director del área de aceros y aleaciones metálicas, y Javier Belzunce, catedrático de ciencia de los materiales e ingeniería metalúrgica mostraron su satisfacción con los resultados del curso y anunciaron ya una segunda edición que arrancará el próximo mes de abril. Por su parte, el director del ITMA, Íñigo Felgueroso, y el director comercial de Caixabank, Juan Ignacio Domínguez, apostaron también por la continuidad.

La valoración del otro centro de investigación y algunas de las empresas participantes también fue positiva. El director de ArcelorMittal Global R&D España, Nicolás de Abajo, destacó que el curso haya servido para «la conexión de ideas y la hibridación de tecnologías abriendo nuevos caminos». José Carlos González, director de Operaciones de Asturfeito, insistió en ese aspecto y en la importancia de que los técnicos «tengan una visión global de la cadena, algo que genera valor en la región y es positivo». Julio Martín, el director general de Idesa, apostó por continuar la línea de cooperación en un sector «altamente atomizado para ofrecer cosas distintas porque sino vendrán y nos comerán. Pero aquí vamos en el buen camino». Finalmente Agustín Suárez, gerente de Hiasa, abogó por la colaboración y «romper la resistencia a esa cooperación para así avanzar para diferenciarnos y ser más competitivos».

La jornada fue cerrada por la directora del IDEPA, Eva Pando, que recordó el peso del sector en la economía asturiana -11% del PIB, 2,3 millones de las exportaciones y 28.000 empleos- y anunció que entre las líneas prioritarias a subvencionar este año para la investigación se encuentran los proyectos del metal «y más si son propuestas con colaboración entre empresas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos