Postal navideña bajo la lluvia

El público siguió desde la plaza de España el recital de los jóvenes del coro del Conservatorio en los soportales. / PATRICIA BREGÓN
El público siguió desde la plaza de España el recital de los jóvenes del coro del Conservatorio en los soportales. / PATRICIA BREGÓN

El Aula de Cultura de LA VOZ y el Conservatorio felicitan las fiestas a los avilesinos

C. R. AVILÉS.

Casi tan tradicional como la felicitación musical que desde hace siete años el Aula de Cultura de LA VOZ DE AVILÉS brinda a los avilesinos en la calle es la incómoda presencia de la lluvia. Parece casi apalabrada, tan firme es el compromiso que mantiene. Pero ni con esas se suspende una actuación que, por segundo año consecutivo, ha contado con la colaboración del Conservatorio Julián Orbón. Las treinta voces mixtas del coro, dirigidas por Isabel Baigorri, cumplieron ayer con una ruta y un programa que comenzó bajo techo, en el centro comercial El Atrio.

El tren infantil paró ante la presencia de los intérpretes en la planta baja. Tenían pensado actuar desde la primera, pero a pie de barandilla se encontraban ya los primeros espectadores y hubo que improvisar sobre la marcha. Un cambio de escenario que no interfirió en un programa que se ganó los primeros aplausos y las primeras grabaciones de un coro que tiene en el color rojo, en pañuelos y bufandas, su color identificativo.

El carnicero y el frutero, entre otros, hicieron un alto en su labor para escuchar y ver un breve concierto que llena el ambiente con una inconfundible nota navideña.

El broche lo puso la voz de Henar Fernández, encargada de verbalizar la felicitación navideña tras la interpretación de 'Singing all together', de Thord Gummesson, 'Oh! Luz de Dios' y 'Hacia Belén', dos villancicos populares de Alemania y España que cantaron sin pausa y 'Noche de Paz', de F. Gruber.

En el Ayuntamiento se pertrecharon bajo los soportales frente a la Casa Consistorial con un público formado inicialmente por los padres de los jóvenes músicos y cantantes. Solo fue hasta que empezaron a chasquear sus dedos. Las cálidas voces de los menores atrajeron a los viandantes que a esas horas cruzaban por la plaza de España. Hicieron, además, todo lo posible por ofrecer un espectáculo digno de aplauso. A pesar de las limitaciones espaciales, con columnas de por medio, lograron imprimir movimiento a temas más como el primero, más movidos.

Aquí regalaron un tema más, 'Oh! Qué dulce', que también repetirían en la plaza de Álvarez Acebal.

Última parada

La última parada fue la plaza de Álvarez Acebal, frente al Conservatorio Julián Orbón, en el que el canto es una asignatura complementaria a partir de tercer curso. De nuevo hubo que desafiar a la pertinaz lluvia, que al final fue más incómoda para el público que hizo malabares para poder aplaudir a los jóvenes talentos con el paraguas en mano y, en muchos casos, la cámara o el teléfono móvil en la otra.

El Aula de Cultura de LA VOZ DE AVILÉS organizó, por primera vez, una felicitación musical en la calle en 2013, de la mano de Contracanto, que repitió los dos años siguientes. El año pasado comenzó una colaboración con el Julián Orbón, que se ha repetido estas navidades.

Más noticias

Temas

Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos