El Principado abre un expediente a ArcelorMittal por la nube negra en Avilés

El Principado abre un expediente a ArcelorMittal por la nube negra en Avilés

La directora general de Prevención y Control Ambiental del Principado ha asegurado que está a la espera de que la empresa aporte datos

EFE

El Gobierno asturiano ha abierto un expediente para determinar las causas de la nube negra generada ayer en las baterías de coque de la siderúrgica ArcelorMittal en Avilés, un incidente que la empresa achaca inicialmente a un corte en el suministro eléctrico que afectó al conjunto de la factoría.

En un comunicado, la directora general de Prevención y Control Ambiental del Principado, Elena Marañón, ha asegurado que el expediente ya está en marcha a la espera de que la empresa aporte los datos de la investigación que está llevando a cabo.

"Son instalaciones antiguas y con fecha de caducidad y por eso se están construyendo unas nuevas en Gijón y el incidente pudo tener relación con la edad de las baterías o a lo mejor se originó en un corte del suministro sin relación con la edad de las baterías", ha señalado Marañón.

El cierre de las baterías de coque está previsto antes de finales de 2020 para reducir el riesgo de averías e incidentes en las mismas y, según la empresa, el incidente tuvo su origen en un corte de tensión general que ha afectado a toda la factoría avilesina.

Según la empresa, inmediatamente se activaron los mecanismos de emergencia y las baterías pasaron a quemar el gas producido en las antorchas con el fin de evitar sobrepresiones en los hornos y a las 18:00 horas se restableció la tensión y el personal de baterías revisó toda la planta antes de poner en servicio los equipos.

Noticias relacionadas

Los exhaustores quedaron en servicio las 18:16 horas y a partir de entonces fue normalizándose gradualmente la situación, según ArcelorMittal.

Los ecologistas sostienen que el escape de baterías disparó la contaminación

El Colectivo Ecologista de Avilés (CEA) ha asegurado hoy que el escape de ayer de las baterías de coque de la factoría de ArcelorMittal disparó la contaminación en toda la comarca, y de manera muy significativa en benceno, que registró un incremento de un 3.600 por ciento.

"Un nuevo escape que alarmó a miles de personas que lo vivieron en toda la comarca, cuando hace 47 días ya se había producido el mismo accidente en las obsoletas instalaciones de la siderúrgica", señala el CEA en una nota.

La estación de control de Llaranes llegó a un pico de 11,95 nanogramos por metro cúbico en benceno, con una subida de 3.600 por ciento del valor que tenía antes del incidente.

En cuanto a las partículas de menos de 10 micras, las PM10, a la misma hora que se produjo el escape se dispararon todas las estaciones de la comarca, menos la situada en la avenida de Cervantes que, según el CEA, "la tienen apagada desde que se disparó la última vez".

"Estas fuertes subidas de los contaminantes dan cuenta de la gravedad del escape originado por la caída de tensión de las baterías, un tema que se podía haber resuelto hace años con una alimentación eléctrica alternativa que hubiera evitado situaciones como éstas", lamenta la organización conservacionista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos