El Principado destina medio millón de euros a mejorar el emisario de Xagó

Vista de la depuradora de Maqua. / MARIETA
Vista de la depuradora de Maqua. / MARIETA

Servirán para corregir algunas de sus deficiencias y priorizar las aguas residuales del colector sobre las tratadas en Maqua

RUTH ARIAS AVILÉS.

El Principado dedicará este año más de medio millón de euros para mejorar el emisario submarino de Xagó. El Consejo de Gobierno autorizó ayer una encomienda a la empresa pública Tragsa para ejecutar una serie de obras que servirán para su acondicionamiento y también para mejorar la arqueta de salida de la estación depuradora de aguas residuales de Maqua.

En total se destinarán 527.111 euros a varias actuaciones encaminadas a mejorar la conducción de las aguas residuales, tanto de las procedentes de la depuradora como las que puedan llegar del colector industrial de la margen derecha de la ría y permitan evitar problemas en este último cuando se ponga en marcha. El emisario, de algo más de tres kilómetros de longitud y 1,8 metros de diámetro, conducirá a mar conjuntamente aguas residuales de ambas procedencias, y lo que se busca es que no se colapse el colector industrial.

Una de las mejoras más importantes que se llevarán a cabo en los próximos meses será la automatización de la arqueta de unión entre las aguas provenientes de la depuradora y las del colector, así como la instalación de caudalímetros y compuertas motorizadas. Estos elementos tendrán la función de controlar la cantidad agua procedente de cada una de las fuentes para, en casos de que haya un exceso de caudal y se superen las posibilidades de evacuación del emisario, se de preferencia a la incorporación de las industriales frente a las tratadas en la estación depuradora de Maqua.

No será el único objetivo, sino que la actuación servirá para «corregir algunas deficiencias que presenta esta infraestructura», según señaló ayer el gobierno del Principado. Para ello se reubicarán y mejorarán los equipos eléctricos, se repararán fugas y se sellará el emisario. Los ecologistas han planteado reiteradamente que las fugas de esta infraestructura son una de las posibles causas para explicar algunos de los vertidos que aparecen puntualmente en la zona, y con este sellado se minimizarían los riesgos.

Todas estas obras se ejecutarán de manera inmediata y en un plazo rápido que se alargará únicamente dos meses. La previsión es que puedan estar completadas antes de que finalice este año. «Estos trabajos y la inversión que conllevan reflejan el esfuerzo que realiza el Principado para favorecer la puesta en marcha del colector de aguas residuales de origen industrial de la margen derecha de la ría de Avilés», explica el gobierno autonómico.

El colector

La entrada en funcionamiento del colector industrial, cuyas obras final acumula ya más de seis años de demoras. El proyecto se aprobó en el año 2007, pero diversos problemas han evitado hasta ahora que las empresas de la zona puedan hacer uso de él, pese a que algunas, caso de ArcelorMittal, han llevado acabo un importante desembolso económico para preparar su conexión a la nueva infraestructura.

El colector fue diseñado para dar servicio a la multinacional siderúrgica, pero también a otras grandes empresas de la zona como DuPont, Fertiberia, Alcoa, Asturiana de Zinc, la cristalera Saint-Gobain y Cogersa, que actualmente se vierten directamente a la ría una vez tratadas por cada una de las compañías. Cuando el colector se ponga en marcha, estas aguas residuales ya no tendrán ningún contacto con la ría, sino que se liberarán en el mar.

Después de meses de negociaciones entre el Principado y la Confederación Hidrográfica, el consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra, manifestó hace unas semanas su esperanza de poder llegar a un acuerdo con el Ministerio este otoño. Esto posibilitaría que el Principado asumiese la gestión de la infraestructura, algo que no ha querido hacer hasta ahora debido a las deficiencias que presenta el colector y a la posibilidad de que, en el estado actual, aún se produjesen vertidos contaminantes a la ría que podrían ser sancionables.

Por otra parte, también está pendiente de resolverse el problema de los olores de Maqua, un asunto en el que también se está avanzando. El Ministerio está elaborando un anteproyecto para solventar la situación y, aunque aún no se han dado plazos concretos, la previsión es que el contrato para realizar las mejoras necesarias pueda adjudicarse a lo largo del próximo año 2018.

La cuantía económica de los trabajos que deberán realizarse no ha trascendido aún, pero se estima que será elevada y que ascenderá a varios millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos