El Principado gestionará todas las sanciones de tráfico a partir de mayo

Imagen de archivo de una sanción de tráfico a un vehículo mal estacionado en la avenida de Alemania. / LVA
Imagen de archivo de una sanción de tráfico a un vehículo mal estacionado en la avenida de Alemania. / LVA

La tramitación se hace de forma conjunta con el Ayuntamiento hasta que se produzca la cesión definitiva este mes

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

El Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA) publicaba el pasado 2 de marzo las condiciones del convenio firmado para gestión y recaudación de las multas de tráfico el ente tributario regional. De esta forma Avilés se convertirá en el primer municipio en delegar esta tramitación en el organismo autonómico. Para la puesta en marcha del nuevo sistema, en las últimas semanas los técnicos de ambas entidades han definido el procedimiento administrativo que se seguirá y perfilado el sistema conjunto de trabajo. El traspaso de poderes no está siendo fácil y aún habrá que esperar hasta finales de abril o principios de mayo para que el gobierno regional asuma en solitario las competencias. Mientras, el Principado se encarga de la notificación de las sanciones y de la resolución de posibles reclamaciones, y el Ayuntamiento del resto de trámites.

Cuando se produzca la cesión definitiva, se pondrá fin a un proceso que se puso en marcha en octubre de 2016 cuando se cerraba la oficina de sanciones de la calle Cabruñana tras concluir el contrato con la empresa que la gestionaba y se abría un nuevo concurso. Después de varias resoluciones contrarias a las bases que regían la contratación, el Ayuntamiento optó por buscar una solución en la gestión a través del ente público del Principado, que también encontró reparos iniciales, pero que finalmente ha podido formalizarse.

Según se recoge el BOPA, el organismo tributario asturiano recibirá el 20% de la recaudación que obtenga por las multas pagadas en el periodo voluntario, lo mismo que en el caso de las que tengan que ser tramitadas vía ejecutiva, aunque a estas se le sumará un porcentaje de los recargos.

Hasta el cierre de la oficina de tramitación de sanciones, los ingresos municipales por las multas se cifraban por encima del millón de euros. En el año 2015, el último con gestión completa por esta oficina, se ingresaron 1,3 millones; un año antes 1,6 y en 2011 la cifra llegó a los 1,7 millones de euros. El resto de los ejercicios fue casi de un millón.

La ausencia de un servicio de gestión interno había dejado en manos de la oficina de sanciones municipal toda la tramitación y eso había hecho que prescribiesen en torno a 3.211 multas entre octubre de 2016 y abril de 2017. El equipo de gobierno municipal achacó la responsabilidad de los partidos políticos de la oposición, ya que no se prorrogó el contrato con la empresa para evitar las trabas que los partidos venían poniendo al posterior pago de los servicios prestados sin contrato en vigor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos