Proponen rechazar la inclusión de las educadoras en la plantilla municipal

El debate sobre el futuro laboral de las trabajadoras de las escuelinas se producirá en el pleno de este mes, que se celebra el día 17

R. A. AVILÉS.

La próxima sesión plenaria, que se celebrará el jueves de la semana que viene, servirá para debatir nuevamente sobre la situación laboral de las educadoras de las escuelas infantiles de 0 a 3. Se votará, no obstante, rechazar que sean incluidas en la plantilla municipal, ya que esa es la propuesta que se elevará al Pleno.

La propuesta de rechazo llega tras la sucesión de varios informes municipales negativos, el de los Servicios Jurídicos, el de Recursos Humanos y el de la Intervención municipal. El más polémico fue el de Recursos Humanos, que se basaba en varias sentencias que consideraban que los puestos para desarrollar tareas no permanentes cubiertos por personal con contratos temporales no tenían que ser obligatoriamente incluidos en la Relación de Puestos de Trabajo municipal.

La oposición, sin embargo, defiende que estas trabajadoras entren a formar parte de la plantilla, aunque el Ayuntamiento no esté obligado a ello. También han llamado la atención sobre el hecho de que lo que se vaya a votar en Pleno sea una propuesta de rechazo a lo solicitado en una moción aprobada por los grupos de la oposición. «Es muy raro y difícil de explicar», señala Llarina González, de Izquierda Unida, que considera que de esta forma «se está coartando la voluntad del Pleno».

Las educadoras, de vacaciones durante este mes de agosto, se han librado este año de los despidos que suelen producirse por estas fechas al terminar el curso en el mes de julio, pero aún se movilizaron hace unos días exigiendo que se les reconociesen «los derechos que nos corresponden». El gobierno alega que el colectivo podría ser asumido en el futuro por el Principado, ya que la educación es competencia de la administración regional, pero tanto las trabajadoras como la oposición consideran que esto no es impedimento para que primero pasen a formar parte de la plantilla municipal y después, en el hipotético caso de que el Principado prestase directamente el servicio, las asumiera.

El año que viene se mantendrá la misma plantilla que en este último curso. El Quirinal tendrá ocho unidades, la escuelina de La Toba cuatro, y la de La Magdalena tres. En total hay 191 bebés que ya se han matriculado, lo que ha permitido, junto con el cambio de criterio de la Consejería de Educación, mantener la plantilla.

Las reclamaciones del colectivo, además, pasan por el reconocimiento de su categoría profesional y por una subida salarial ya que, como denuncian, tienen los suelos más bajos del Ayuntamiento.

Fotos

Vídeos