«Mis protagonistas se ven atrapados en un espacio del que no pueden salir»

Luis Bustos está en Avilés por segunda vez./MARIETA
Luis Bustos está en Avilés por segunda vez. / MARIETA

Madrileño afincado en Barcelona, combina su faceta de humorista gráfico con el relato dramático, con clásico como 'Endurance' Luis Bustos. Historietista

M. PICHELAVILÉS.

Luis Bustos tiene una gran facilidad para comunicar con sus cómics. Lo que no es más que una traslación del yo real hacia sus personajes, pues habla y se explica de la misma manera que expone en imágenes y diálogos su capacidad creativa. Autor de clásicos contemporáneos como 'Endurance', o su última obra, 'Puertadeluz'; colaborador de 'El Jueves' y 'Orgullo y satisfacción', que le permiten dar rienda suelta a otra de sus facetas, el humor gráfico, participó ayer en las Jornadas del cómic como ponente. Su segunda vez en Avilés, después de su primera visita, hace dos décadas, en aquella ocasión como espectador. «No me ha dado tiempo a ver nada, llegué y estoy aquí», confiesa.

-Madrileño viviendo en Barcelona. ¿En qué marca al autor el lugar de residencia?

-Yo me asenté en Barcelona en el año 2000, porque me ofrecieron trabajo en un estudio de diseño gráfico, y allí llevo diecisiete años. Ya me gustaba la ciudad. Además, cuando llegué había un ambiente de cómic importante, y me sirvió para introducirme en esa dinámica.

-¿Cómo llegó a convertirse en historietista?

-De una manera natural. Empiezas porque te gusta de niño, vas conociendo a gente con la que compartes afición, colaboras en fanzines, haces contactos, hasta que vas dando con gente más profesional. Habrá quien acorte los pasos, pero en mi caso fue una curva muy suave.

-Comenzó como diseñador.

-Siempre compaginé el cómic con un trabajo, con el diseño gráfico. Disfrutaba ambas facetas, pero la de dibujante tenía más predominancia. Llega un momento en que si toda la energía que tienes la distribuyes en dos actividades, acaban perdiendo fuerza, y hay que decidirse por una, entre la que te da estabilidad económica, y la que da repercusión y permite hacerse un nombre.

Más noticias

-¿Influyó esa faceta de diseñador en su trabajo como historietista?

-Son dos tareas creativas, pero no tienen nada que ver. Sí aplico criterios de diseño a mis tebeos. En la impresión, en los materiales que elijo para trabajar, el papel, el formato. Siempre diseño o codiseño mis obras.

-¿Qué se necesita para ser un buen creador de cómic?

-Saber narrar. Un buen historietista tiene que saber contar historias, hacerlas entretenidas, claras. No es necesario ser un gran dibujante.

-¿Y qué le ofrece el cómic como medio que no se consiga con otros?

-Es un medio narrativo muy inmediato, y más exigente que el cine o la literatura, porque es necesario descodificar unos códigos que hay que conocer si no se aprenden en la infancia. No es un medio como el cine que lo dé todo deglutido. En estos tiempos en el que la imagen es tan importante, el cómic tiene mucho que ofrecer. Y permite todo tipo de géneros.

-¿Y usted, qué género prefiere?

-Me gusta lo relativo a la fantasía y a la ciencia ficción. Y tengo dos facetas, una humorística, pero no desde un punto de vista político, sino de mostrar la sociedad; y después, el relato dramático, con formatos de todo tipo. Soy muy de 'si esta historia me gusta, la cuento'.

-¿Por qué eligió la aventura de Shackleton, en 'Endurance'?

-Me fascinaba. Es un relato de superación humana, que termina bien, en alto, y me apetecía un final que dejara buen gusto. Es un relato sencillo, los personajes van de A a B, y de B a C. Tan sencillo y puro que me vi capacitado para hacerlo.

-En 'Versus' utiliza el boxeo, un deporte muy cinematográfico.

-Sirve muy bien como catalizador de las miserias y pasiones humanas. Siempre se puede usar como metáfora; es un deporte muy duro, que expone a la persona. En esta obra, me sirve para retratar la vejez, el sitio de cada uno en el mundo.

-Completa la trilogía con 'Puertadeluz'.

-Me doy cuenta de que tengo una serie de obsesiones, mis protagonistas se ven atrapados en un espacio del que no pueden escapar. En un caso, la Antártida, en otro, el cuadrilátero, y en 'Puertadeluz', de la ciudad. Por eso funciona como una trilogía. Además, me encantan los finales catárquicos, en clímax.

-¿Cómo es su plan de trabajo?

-Como no me considero un guionista, voy retocando, rehaciendo. Con 'Puertadeluz' la última frase la puse el último día. Prefiero ser dibujante, pero me gusta controlar hacia dónde va la historia.

-¿Por qué en blanco y negro?

-Mi coordinación funciona mejor, y una página lleva menos tiempo.

-¿Piensa en el público al crear?

-Pienso en mí, en la obra que deseo hacer, pero también si puede gustar o no al público.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos