Los proyectos internacionales del ITMA suponen un 20% de su actividad investigadora

Centro del Acero y los Materiales Metálicos de Avilés gestionado por la Fundación ITMA. / MARIETA
Centro del Acero y los Materiales Metálicos de Avilés gestionado por la Fundación ITMA. / MARIETA

El Instituto Tecnológico de Materiales facturó el año pasado más de 600.000 euros a distintas empresas y organismos extranjeros

RUTH ARIAS AVILÉS.

En Europa, pero también en Sudáfrica o la India, se encuentran algunos de los clientes del ITMA, en Instituto Tecnológico de Materiales del Parque Empresarial Principado de Asturias. Su principal foco sigue estando en las empresas regionales de la siderurgia y del metal, pero su prestigio y sus buenos resultados llevan algunos años atrayendo a empresas de fuera de nuestras fronteras, hasta el punto de que la cartera de clientes lleva ya un tiempo estabilizada en lo que a proporciones se refiere y los internacionales suponen ya alrededor de un 20% del total.

Actualmente, el ITMA tiene en marcha 33 proyectos de investigación, de los que aproximadamente la mitad son de carácter regional y otro 30% nacionales. Están focalizados principalmente en el acero y aleaciones metálicas, materiales refractarios, cerámicos y materias primas, plásticos y composites, materiales activos, tecnología de superficies y recubrimientos, ingeniería y servicios tecnológicos.

Lo más importante sigue siendo el acero y es, de hecho, el principal motivo de captación de clientes nacionales e internacionales, que dejan de acudir a centros de investigación de sus países para acudir a Asturias por el prestigio que ya ha comenzado a ganar el ITMA. «En el acero y los galvanizados estamos muy bien posicionados y las empresas extranjeras cada vez nos conocen más», explica el director del centro, Íñigo Felgueroso. La mayoría de proyectos que les encargan desde el extranjero tiene que ver, precisamente, con este material.

La actividad internacional del instituto supuso el pasado 2017 más de 600.000 euros de ingresos, una cifra similar a la de años anteriores y que no es nada desdeñable en unas cuentas que cada año arrojan alrededor de cinco millones de ingresos por facturación a clientes e ingresos ordinarios de la actividad mercantil, además de otra cantidad superior al millón de euros procedente de las diversas subvenciones públicas de distintos organismos regionales y estatales.

Más información

Diversificación

Entre los proyectos de investigación internacionales se encuentra, por ejemplo, el Cyberpos, que estudia un diseño virtual para la optimización de los sistemas de producción ciberfísica de factorías de largos. Ahí se encuentran destinados cuatro investigadores del ITMA de una plantilla total de 110 personas.

A cada uno de los 33 proyectos investigación actuales se dedican entre dos y cuatro personas, aunque algunos requieren de más dedicación, caso del proyecto Aliena, que investiga el almacenamiento para aplicaciones estacionarias basado en el aluminio, al que están dedicados ocho investigadores del centro.

Entre la nómina de proyectos I+D+i en los que se está trabajando se encuentran algunos que parecen a priori más cercanos a la actividad tradicional de la región, como el HTD-S&C, que trata de desarrollar una nueva aleación para la fabricación de tubos para aplicaciones de reducción directa, pero la diversificación está clara. Se ve por ejemplo en otras líneas como la del Eyecarelens, que desarrolla lentes oftálmicas con filtors fotónicos para la neuroprotección de la superficie ocular, la córnea y la retina, o el Bipvcap, que estudia nuevos encapsulantes spoliméricos con presentaciones mejoradas para su empleo en energía solar fotovoltaica integrada en edificios.

Los aceros avanzados, el comportamiento en servicio, la fabricación aditiva, los materiales fotoactivos, las nuevas aleaciones y recubrimientos de soldadura, la recuperación de residuos o los materiales refractarios son también algunas de las aéreas que actualmente ocupan a la cada vez más numerosa plantilla del instituto de investigación avilesino que por fin, después de varios años de crisis, comienza a notar un despegue en la inversión empresarial en proyectos de I+D. «En los años 2013 y 2014 vivimos una situación muy mala, pero notas que ahora se está empezando a poner en marcha la rueda y la cosa comienza a despegar», asegura Felgueroso, que este año gozará de un presupuesto de en torno a 7,5 millones, ligeramente superior al de otros años, «por las dimensiones del los proyectos», que van ganando en tamaño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos