El PSOE agotará las opciones de una abstención de PP o Somos en el presupuesto

J. F. G. AVILÉS.

El gobierno municipal realizó ayer un llamamiento a la oposición y especialmente a PP y Somos para que «abandonen el bloque del no permanente» y permitan que su propuesta presupuestaria salga adelante. Asciende a 67,3 millones de euros y será sometida a votación en la sesión plenaria programada para el martes». A día de hoy solo cuenta con el apoyo de los ocho concejales socialistas y de Ciudadanos, nueve votos en total, insuficientes para que salga adelante siempre y cuando el resto de fuerzas políticas mantengan el no.

«Vamos a intentar agotar todas las posibilidades para que la abstención de PP o de Somos se sume a los votos a favor de PSOE y Ciudadanos» manifestó el portavoz del gobierno, Luis Ramón Fernández Huerga, quien acusó a ambos partidos de «falta de visión de ciudad». Hasta ahora, añadió, cualquier acuerdo con una u otra formación «ha sido imposible, porque plantearon cuestiones cerradas e inamovibles». Pese a todo, «les pedimos que permitan que los partidos que hemos hecho el esfuerzo de ponernos de acuerdo podamos llevar el presupuesto adelante».

En caso contrario, todo indica a que la alcaldesa, Mariví Monteserín, acudirá a una cuestión de confianza como vía para aprobar el presupuesto, sabedora de que la posibilidad de que la oposición consensue un candidato a la alcaldía vinculado a un presupuesto que logre la necesaria mayoría absoluta es un imposible.

El martes «tienen en su mano contribuir al acuerdo y a la buena marcha de Avilés y demostrar que, por delante de los intereses particulares de sus partidos, sitúan el interés general de la ciudad. En el pleno tendremos la oportunidad de comprobar el compromiso de los grupos de la oposición con Avilés», concluyó Fernández Huerga.

El PP se levantó de la mesa de negociación «al comprobar que el PSOE no tenía la menor intención de llegar acuerdo alguno», según manifestó su portavoz municipal, Carlos Rodríguez de la Torre, postura que ha sido duramente criticada por tres de sus seis concejales -Francisco José Zarracina, Constantino Álvarez y Alfonso Araujo- y respaldada por el Pedro de Rueda, presidente de la gestora y candidato a presidir la junta local.

Somos, por su parte, argumentó su negativa en que «son las cuentas de una política determinada de personal, de prestación de servicios por medio de empresas externalizadas y de negativa a los planes de empleo con la que no estamos de acuerdo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos