PP y PSOE desaconsejan reformar la Constitución «en este contexto político»

Líndez (PSOE) en el centro, junto a Cañal (PP) a su derecha, e Ignacio Prendes (Ciudadanos). / P. BREGÓN
Líndez (PSOE) en el centro, junto a Cañal (PP) a su derecha, e Ignacio Prendes (Ciudadanos). / P. BREGÓN

Líndez y Cañal defienden en La Granda que hay que esperar a resolver el conflicto catalán mientras que Ciudadanos apuesta por comenzar con «pequeños cambios»

C. GARCÍA LA GRANDA.

Si entre los expertos no hay fisuras a la hora de asegurar que «no es el momento» para iniciar la reforma de la Constitución, ayer los políticos asturianos mostraron sus diferencias en los cursos de La Granda. El diputado del PP Ramón García Cañal, Marcelino Marcos Líndez, portavoz del PSOE en la Junta General del Principado, y el diputado de Ciudadanos Ignacio Prendes participaron en la última mesa redonda que cerró ayer las jornadas en torno a los 40 años de la Constitución.

Mientras los representantes del PP y el PSOE coinciden en que el contexto político que vive España no es el adecuado para iniciar la reforma -sí creen que existe aspectos mejorables-, Ciudadanos defiende la reforma al margen del conflicto y siempre «salvaguardando los principios» de la Constitución. En este sentido, Ignacio Prendes anima a los partidos a comenzar a construir un consenso teniendo en cuenta «que no es necesario alcanzar un acuerdo tan amplio como el de 1978» y huye de encontrar un nexo entre la reforma y la situación de Cataluña. Es más, considera que en ningún caso «se puede usar para contentar a los separatistas. Es un error garrafal. Se trata de un problema de otra naturaleza, de la esencia del nacionalismo y del camino a ninguna parte», remarca.

Contraria es la postura de Ramón García Cañal (PP) que además de que explica que «no existe una demanda de la sociedad que justifique la reforma», señala aspectos que la desaconsejan como son «los desleales que no quieren ni la Constitución ni un régimen democrático parlamentario». Entre las propuestas de su partido para reformar el texto constitucional plantea un modelo de Senado más ágil y de más utilidad que el actual.

Marcelino Marcos Líndez (PSOE) coincide con el PP en que la reforma es necesaria pero «no en este momento». «Es difícil iniciar un diálogo reformista mientras los independentistas continúen con esta situación», señaló, pese a que deja claro que «no hay que tener miedo a abrir el debate ya que es conveniente reflexionar sobre la adaptación a la realidad de nuestro país». Líndez aprovechó su intervención para defender que «hay una sola nación en España», una postura contraria a la que defiende su secretario general, Pedro Sánchez, que habla de un carácter plurinacional del Estado. «Sánchez puede hablar de lo que quiera, pero a mí la plurinacionalidad no me gusta», sentenció. Defiende el consenso para llevar a cabo la reforma, pero siempre «con serenidad y prudencia» buscando el momento oportuno. Un momento que para Ignacio Prendes comenzó hace tiempo. Cree que es ya hora de comenzar con pequeñas reformas y construir el consenso. Y en este aspecto, está convencido de que el papel de Ciudadanos será primordial.

Fotos

Vídeos