El PSOE mantiene con PP, Somos y Ganemos la negociación presupuestaria

La concejala Raquel Ruiz, durante un pleno en el Ayuntamiento de Avilés. / MARIETA
La concejala Raquel Ruiz, durante un pleno en el Ayuntamiento de Avilés. / MARIETA

Raquel Ruiz informa telefónicamente a Izquierda Unida el rechazo a sus propuestas «por no compartir el modelo propuesto»

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

El PSOE mantiene abierta cuatro de las cinco mesas de negociación para aprobar los presupuestos municipales de este año después de iniciar la primera ronda de conversaciones con la oposición y que hoy se culminará con una reunión con Carmen Soberón, portavoz municipal de Ciudadanos. De momento, tan sólo se ha cerrado la posibilidad de un acuerdo con Izquierda Unida ya que, según confirmó la concejala de Hacienda, Raquel Ruiz, «no compartimos su modelo de renta social».

La renta social era la propuesta estrella de Izquierda Unida para los presupuestos locales. La distancia entre ambas formaciones es tal que ayer no llegaron ni a verse. Bastó una conversación telefónica de dos minutos, un gesto que desagradó profundamente a la coalición de izquierdas, que esperaba otra actitud por parte del gobierno municipal socialista.

Con el resto de formaciones se profundizará el diálogo, aunque aún no se puede aventurar el resultado. «En todos los partidos existen propuestas que se pueden incorporar a nuestro proyecto de ciudad y veremos la forma de hacerlo», aseguró Raquel Ruiz. El trabajo en los próximos días será ver ese encaje.

La edil de Hacienda cerrará hoy con Ciudadanos la primera ronda de contactos

El Partido Popular realizará hoy miércoles un primer análisis de este primer encuentro después de que el portavoz del grupo municipal, Carlos Rodríguez de la Torre, aborde la situación con el presidente de la junta gestora, Pedro de Rueda.

La actitud del PSOE «sorprendió» a los concejales de Somos, según reconoció el edil Primitivo Abella tras la reunión. «Esperábamos una negativa tras lo sucedido con Izquierda Unida y con los precedentes de años anteriores, pero hemos visto una disposición a negociar que no habíamos encontrado en otras ocasiones», afirmó el edil.

Somos acudía con varias propuestas. Un bloque importante era relativa a las condiciones de trabajo en los servicios cuya prestación se realiza a través de empresas privadas. El planteamiento de Somos es establecer un sueldo mínimo de ocho euros la hora, además de asegurar derechos como la subrogación de plantillas, de manera que si una empresa pierde la concesión, los trabajadores del servicio mantengan su empleo.

El gobierno no se cerró en banda, pero Raquel Ruiz advirtió que «la medida tiene unas consecuencias económicas y también debe estudiarse su viabilidad jurídica». De hecho, fijó como requisito para seguir negociando que Somos argumente jurídica y financieramente sus demandas.

«Es algo sorprendente, porque nos obliga a realizar un trabajo técnico», afirmó ayer Abella, «pero lo haremos y demostraremos que nuestras propuestas son realizables».

Entre ellas, figura la actualización de las ayudas que aplican como baremo el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), que se encuentra congelado desde 2010. Desde Hacienda, se advirtió ayer que la medida implica un aumento del gasto que se deberá financiar, ante lo que Somos ya preparó una respuesta. «Existe una importante cantidad de dinero asignado a puestos de trabajo en la plantilla municipal que no se ocupan y que, por lo tanto, no se gasta. Nuestro planteamiento es aplicar estos recursos», aseguró Primitivo Abella.

Por su parte, desde Ganemos, Agustín Sánchez realizó una primera lectura positiva de la reunión. «Hemos visto que hay puntos en los que estamos de acuerdo y en otros las posiciones son más distantes. Seguiremos hablando», aseguró.

Hoy, Raquel Ruiz se entrevistará con Carmen Pérez Soberón para hablar de las acciones planteadas por Ciudadanos, si bien ayer ambas concejales ya mantuvieron algún contacto telefónico. El segundo encuentro con Somos se encuentra pendiente de que la formación aporte toda la documentación exigida para seguir avanzando.

El PSOE cuenta con dos vías para aprobar los presupuestos locales. La primera es con mayoría simple en el pleno, para lo que dispone de diferentes combinaciones. Le sirve el voto favorable de PP o Somos; pero también la abstención de ambos partidos. En el caso de que sólo se abstuviese PP o Somos, debería conseguir votos de Ciudadanos o Ganemos para mantener la mayoría. La otra vía es la cuestión de confianza. En el caso de perderla, se abre un plazo de un mes para que la oposición acuerde un gobierno alternativo y, de no lograrlo, los presupuestos se aprobarían.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos