El PSOE obliga a dejar en el aire la adhesión de Castrillón al consorcio de la perrera comarcal

Los tres concejales socialistas a la izquierda de la imagen y al fondo algunos de los representantes vecinales presentes en el Pleno.
Los tres concejales socialistas a la izquierda de la imagen y al fondo algunos de los representantes vecinales presentes en el Pleno. / MARIETA

El Pleno acuerda posponer la votación a la próxima sesión con el fin de crear una comisión de trabajo que dilucide el voto de los socialistas

SHEYLA GONZÁLEZ PIEDRAS BLANCAS.

El grupo municipal socialista de Castrillón ha obligado a retrasar la votación de adhesión al consorcio comarcal para el albergue de animales al pedir en la sesión plenaria de ayer la retirada del punto del día, que se trasladará al mes de septiembre. En nombre de los socialistas no habló su portavoz, Jesús Ángel Cabrales, sino su número dos, Javier González, quien apuntó que su petición se basa en «la necesidad de estudiarlo más a fondo».

El Reglamento Orgánico Municipal marca que, antes de decidir si se retira o no un punto del día convocado, previamente exista el debate sobre el tema a tratar. Y así fue. Un largo debate que se prolongó durante casi dos horas en el que todas las posturas quedaron claras menos la de los socialistas, cuyo voto es decisivo para que Castrillón se sume al consorcio, ya firmado por Avilés, Illas, Muros de Nalón y Soto del Barco. «Es un tema muy importante, el de más calado de la legislatura y merece un estudio a fondo en aras de buscar una solución y que no se siga con la confrontación que existe con los vecinos», apuntaba González.

Unos motivos que no fueron suficientes para el Partido Popular ni para el Grupo Mixto que no estaban a favor de la retirada del punto al entender que el expediente estaba suficientemente debatido. «Esta es una petición táctica para venir el mes que viene y aprobar la entrada al consorcio», apuntaba el portavoz popular, Jesús Pablo González-Nuevo Quiñones. El debate siguió acalorado, llegando a tener que intervenir la Policía Local para expulsar del salón de plenos a alguno de los presentes, entre los que se encontraban representantes de los vecinos de Santiago del Monte y de protectoras de animales.

El equipo de gobierno de Izquierda Unida volvió a defender la figura del consorcio como la «mejor técnica y económicamente» para el concejo, una idea que apoyaron los ediles de Castrillón Sí Puede frente a las críticas de gran parte de la oposición. Aunque la ubicación de la perrera no estaba en el punto del día y la alcaldesa, Yasmina Triguero, prohibió su debate, si que se tocó el tema de soslayo.

El PP insiste en que «sería impresentable que saliéndose Castrillón la perrera se hiciera aquí porque el equipo de gobierno lo permita». Una idea que tanto la alcaldesa, como el concejal de Obras, José Luis Garrido le recalcaron y es que, a pesar de que Castrillón finalmente no entrase a formar parte del consorcio este seguiría hacia delante con las pretensiones de construir el albergue de animales y podría hacerlo en el concejo.

«Como dijimos al ser una finca que vale una cantidad importante de dinero debe salir a licitación pública y a ella puede concurrir cualquier vecino cuyos terrenos cumplan con los requisitos de los pliegos», recalcó Triguero. Aunque el PSOE fue escueto en sus intervenciones si quiso dejar claro que «el consorcio es una buena figura y que no estamos en contra de la instalación del albergue de animales, la apoyamos plenamente, pero si estamos en contra de que se pretenda imponer a los vecinos del municipio una finca pre señalada, en contra de toda una parroquia», apuntaron los socialistas.

La opción de retrasar la votación fue aceptada por Izquierda Unida y Castrillón Sí Puede, las dos formaciones que ya habían anunciado su voto favorable a la misma. En la justificación de la retirada se apuntaba la creación de una comisión de trabajo en aras de buscar una solución que no cuente con la negativa de los vecinos y así ayude a dilucidar el voto final de los socialistas. Una decisión que desde sus compañeros en los grupos socialistas de otros ayuntamientos de la comarca e incluso a nivel regional se les pidió que fuera a favor.

Conversaciones previas

La mañana ayer, antes del Pleno, las alcaldesas de Castrillón y Avilés mantenían conversaciones telefónicas en aras de intentar buscar una solución lo más adecuada posible para desatascar el problema pero, finalmente, habrá que esperar un mes para saber la postura del PSOE de Castrillón, que ha decidido desmarcarse del resto del partido.

Esta decisión no gustó a los vecinos presentes en el salón de plenos que se marcharon enfadados con los representantes municipales y reclamaban una votación clara urgente, algo que no lograron lo que hizo que se marcharan pasadas las diez de la noche del Ayuntamiento más enfadados de lo que habían llegado y con su postura contra la perrera en La Lloba aún más clara.

Más noticias

Fotos

Vídeos